martes, 19 de septiembre de 2017

En busca del Oscar perdido

El premio conseguido por Lo que el viento se llevó, que se refería a la mejor película de 1939, está desaparecido desde hace más de siete años. La muerte del propietario de la estatuilla, Michael Jackson, hace siete años, ha dejado fuera del juego a tan valiosa propiedad.


No se sabe si el inventario la ha pasado por alto... o que alguien la haya robado. Jackson abonó en 1999 un poco más de un millón y medio de dólares por la estatua que premiaba la producción de David O. Selznick, una cifra que no ha sido alcanzada (todavía) en otra subasta.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Personajes (XLIII)


Fanny Elsing fue la joven a la que Terry Shero interpretó en Lo que el viento se llevó (sin aparecer en los créditos).

La hija de la señora Elsing se comportaba amablemente con Escarlata, ya que la condición de viuda de ésta le dejaba más campo libre para las conquistas a las solteras. En el bazar de caridad Fanny entrega para la Causa un adorno de perlas montado en oro que la familia había poseído durante generaciones.

Mantenía en secreto, aunque con la aprobación de la familia, relaciones con Dallas MacLure, que murió en Gettysburg. Desde entonces, Fanny sentía gran encono por todos aquellos que no vestían uniforme, y no dudaba en manifestarlo.

Cuando Atlanta está a punto de caer, Fanny busca refugio en Macon, pero regresa en seguida a la ciudad y durante la posguerra se dedica a vender sus bordados y sus porcelanas pintadas para contribuir a sostener la casa.

Su boda con Tommy Wellburn se celebra con todo el lujo que los tiempos permitían, incluyendo un vestido nuevo de raso blanco, música y refrigerio. Pero el matrimonio dura poco, porque Tommy muere durante la incursión del Klan.

martes, 5 de septiembre de 2017

Mujer entre mujeres

Interesante entrada en este blog en marzo de 2015. Nos presenta la aparición de mujeres en las películas que consiguieron el Oscar a la mejor cinta; por supuesto, nos habla de Vivien Leigh en Lo que el viento se llevó, pero vemos también imágenes irrepetibles a lo largo de la historia del cine.

Desde 1929 a 2004 es escasa la presencia femenina en las ganadoras, pero inolvidable ¿verdad?

martes, 29 de agosto de 2017

Sugerencias de lectura


David O. Selznick's Hollywood, por Ronald Haver.

Lo que el viento se llevó/Robin de los Bosques, por Javier Coma.

Memo from David O. Selznick, de Rudy Behlmer.

Selznick's Vision: "Gone With the Wind" and Hollywood Filmaking, de Alan David Vertrees.

The Complete "Gone With the Wind" Trivia Book, por Pauline Bartel.

Margaret Mitchell's "Gone With the Wind" Letters, 1936-1949, compilado por Richard Harwell.

Road to Tara, por Anne Edwards. (Biografía de Margaret Mitchell)

George Cukor, por Patrick McGilligan.

"Gone With the Wind" on Film: A Complete Reference, por Cynthia Marylee Molt.

A Child of the Century, de Ben Hecht. (Autobiografía)

Margaret Mitchell and John Marsh: The Love Story Behind "Gone With the Wind", por Marianne Walker.

They Still Call Me Junior, de Frank Coghlan, Jr. (Autobiografía)

Long Live the King, por Lyn Tornabene.
(Biografía de Clark Gable)

Vivien Leigh, de Hugo Vickers. (Biografía actualizada en 2008)

The King: A Biography of Clark Gable, por Charles Samuels.

A Quite Remarkable Father, por Leslie Ruth Howard. (Biografía de Leslie Howard, por su hija)

Showman: The Life of David O. Selznick, por David Thomson.

Margaret Mitchell of Atlanta, de Finis Farr.

Stuntman, por Yakima Canutt.
(Autobiografía)

Feminidad y mascarada en "Lo que el viento se llevó" y "Jezabel", de Eva Parrondo-Coppel.

Narración, tiempo y cohesión del relato en “Gone With the Wind”, de Vicente J. Benet.

Vivien: la vida de Vivien Leigh, por Alexander Walker.

The Filming of “Gone with the Wind”, por Herb Bridges.

Hollywood Be Thy Name, por William Bakewell. (Autobiografía)

Hattie: The Life of Hattie McDaniel, por Carlton Jackson.

Hattie McDaniel: Black Ambition, por Jill Watts.

Tara Revisited, por Malcolm Vance.

The Oliviers, por Felix Barker.

Hitchcock y Selznick, por Leonard J. Leff.

The Complete "Gone With the Wind" Sourcebook: The Complete Guide for Every Fan, por Pauline Bartel.

Looking for Tara: The "Gone With the Wind" Guide to Margaret Mitchell's Atlanta, de Don y Kay O’Briant.

*In Search of My Father, por Ronald Howard. (Biografía de Leslie Howard, por su hijo)

Strange Tales of "Gone With the Wind", de Norman Shavin y Austin McDermott.

The Story of "Gone Wind the Wind", por Bob Thomas.

Selznick: The Man Who Produced "Gone With the Wind", por Bob Thomas.

The Selznick Players, de Ronald Bowers.

Scarlett O’Hara’s Younger Sister y *I’ll think about that Tomorrow, por Evelyn Keyes. (Autobiografías)

A Celebration of "Gone With the Wind", por Adrian Turner.

George Cukor, por Augusto M. Torres.

Backstory. Conversaciones con guionistas de la Edad de Oro, por Pat McGilligan.

Scarlett’s Women. “Gone With the Wind” and its Female Fans, por Helen Taylor.

Lo que el viento se llevó, Fascículo 1 de la colección Cine & Música, de Salvat.

The Private Diary of Scarlett O’Hara, de Cathy E. Crimmins y Thomas Maeder.

The Irish Roots of Margaret Mitchell's "Gone With the Wind", por David O’Connell.

Lo que el viento se llevó, Aymá, 11ª Edición, Barcelona, 1978; Ediciones B, Barcelona, 1992; Pan Books, 1988.

El
vuelo de Ibis, por José Rey-Ximena. (Sobre los últimos días de Leslie Howard).

Crowning Glory: Reflections of Hollywood’s Favorite Confidant, por Sydney Guilaroff. (Autobiografía)

The Official "Gone With the Wind" Companion: The Authorized Collection of Quizzes, Trivia, Photos- And More, por Stephen J. Spignesi.

Million Dollar Legends Margaret Mitchell and "Gone With the Wind", de Norman Shavin y Martin Shartar.

White Columns in Hollywood: Reports from the "Gone With the Wind Sets", por Susan Myrick.

*Victor Fleming, de Michael Sragow.

*Butterfly McQueen Remembered, por Stephen Bourne.

“Gone With the Wind” Literary Study Guide (MaxNotes) a cargo de Gail Rae Rosensfit.

**Now Is The Time, por Olivia de Havilland.

*The Making of a Classic: The Story of Margaret Mitchell and Gone With the Wind, de Sally Tippet Rains.

Technical Advisor: The Hollywood Journals of Wilbur G. Kurtz, editado por Richard Harwell.

Light of a Star: Vivien Leigh, por Gwen Robyns.

Southern Daughter. The Life of Margaret Mitchell, por Darden Asbury Pyron.

Literary Reflections: Michener on Michener, Margaret Mitchell, Ernest Hemingway, Truman Capote, and Others, por James Michener.

Vivien Leigh: el alma de Scarlett, por Serge Mafioly.

Laysen, la isla perdida, por Margaret Mitchell.

Crazy Sundays F. Scott Fitzgerald in Hollywood, por Aaron Latham.

Love Scene: Story of Laurence Olivier & Vivien Leigh, por Jesse L. Lasky.

*The Faces of Hollywood, por Clarence Sinclair Bull.

*The Man Who Shot Garbo: The Hollywood Photographs of Clarence Sinclair Bull, con texto de Terence Pepper y John Kobal.

*Bonnie Blue Butler A Gone With The Wind Memoir, por Cammie King. (Autobiografía)

Gone With The Wind as Book & Film compilado por Richard Harwell.

Gable and Lombard, por Warren G. Harris.

Traigan los caballos vacíos, por David Niven.

Frankly My Dear: “Gone With the Wind” Revisited, por Molly Haskell.

On the Road to Tara: The Making of "Gone With the Wind", por Aljean Harmetz.

*The Secret of the Belles, de Kathy Witt.

The Tara Treasury: A Pictorial History of “Gone with the Wind”, de Gerald Gardner y Harriet Gardner Modell.

Scarlett, Rhett and a cast of Thousands: The Filming of “Gone With the Wind”, por Roland Flamini.

Vivien Leigh: a biography, por Anne Edwards.

Victor Fleming: Via Col Vento, por Paola Cristalli.

*Scarlett’s Buried Secret: The Sad But True Story Behind Margaret Mitchell’s "Gone Wind the Wind”, por Kenneth Baumgardt.

Se las llevó el viento, por Elisa Agulló. (La búsqueda de la intérprete de Scarlett O'Hara)
img-book


Gigantes del Cine. Actores y Actrices de Leyenda. Ganaron el Oscar, Albert Galera

Mujeres de cine. 360º alrededor de la cámara, coordinado por María Caballero Wangüemert, incluye un capítulo dedicado a GWTW, elaborado por Alfonso Méndiz.

Cien bandas sonoras en la historia del cine, por Roberto Cueto.

Vivien Leigh Paper Dolls, por Tom Tierney.

Autant en emporte le vent, por Margaret Mitchell. La novela, en francés.

Toyland. Made in USA, por Nuria Simón y Guillem Medina.

Estudio de las formas de tratamiento y de la cortesía en la novela "Gone with the wind", de Margaret Mitchell, por María Rosa Cabellos Castilla.

Margaret Mitchell's Models in Gone With the Wind, por Samuel J. Hardman.

Paulette: The Adventurous Life of Paulette Goddard, por Joe Morella y Edward Z.Epstein



Marcella Rabwin firma Yes, Mr. Selznick

 

No bed of roses, por Joan Fontaine

 

Joan Fontaine: A Bio-Bibliography, por Marsha L. Beeman

 

The Art of “Gone With the Wind, de Judy Cameron y Paul J. Christman.

GWTW: The making of “Gone With the Wind
", por Gavin Lambert

 La historia secreta de Hollywood, Rafael Palacios


Rhett Butler’s People, por  Donald McCaig

Vivien Leigh: la tragedia de Scarlett O’Hara, por José Madrid

Sinopsis de cine. El libro, firmado por Ángel Sanchidrián

Clark Gable. La corona del rey, por Joan Benavent

Vivien Leigh, por Michelangelo Capua

*Ruth’s Journey, por Donald McCaig

Vivien Leigh. An Intimate Portrait, por Kendra Bean

*A Touch of Stardust, por Kate Alcott

Gone With the Wind: The Three-Day Premiere in Atlanta, por Herb Bridges

Gone With the Wind: The Definitive Illustrated History of the Book, the Movie and the Legend by Bridges, Herb, Boodman, Terryl C.

Bette & Joan: The Divine Feud, por Shaun Considine

Kubrick en la Luna y otras leyendas urbanas del cine, por Héctor Sánchez y David Sánchez

*Gone with the Gin: Cocktails with a Hollywood Twist, por Tim Federle

100 clásicos del cine del siglo XX, coordinado por Jürgen Müller

Todas las películas de Clark Gable, firmado por Gabe Essoe


*Todavía no lo hemos leído.
**Próxima publicación.

 

martes, 22 de agosto de 2017

De acuerdo con George R.R. Martin

A principios de 2016 se debatía todavía el resultado de rodar y emitir primero nuevos episodios de El juego de tronos cuando se desconocían los detalles de la novela en que se basaban los nuevos capítulos.

Algún comentarista indicaba que no había ninguna tragedia en el hecho de que ambos medios divergieran y el autor de los libros originales, George R.R. Martin, se refirió a Lo que el viento se llevó cuando explicó sus sensaciones:

"Martin lo definió con corrección cuando cerró su post en el blog con lo siguiente: "Es parecido a decir "¿Cuántos hijos tuvo Escarlata O'Hara?" Spoiler: Escarlata O'Hara tuvo tres hijos en el libro y sólo una en la película. El punto está en que ambos son una obra maestra independiente. Cuando era más joven, me empeñé en leer Gone With the Wind porque era un clásico. Luego vi la película. Me gustan ambas cosas de manera diferente. Justo como me gusta el Juego de Tronos en serie y la novelas, de manera diferente. Y si tú has visto ya la película Gone With the wind y te ha gustado, insisto en pedirte que leas el libro. Justo como insistiría en urgir a los espectadores (de la serie) lo mismo, y viceversa. Hay más de una manera maravillosa de disfrutar."

lunes, 14 de agosto de 2017

Crear la novela


La gestación de Gone with the Wind está tan cuajada de peripecias como la vida de Escarlata O’Hara: en 1926, para entretenerse mientras se recuperaba de un tobillo roto, "leídos todos los libros de las bibliotecas, excepto los de ciencias exactas", Margaret Mitchell había empezado a escribir la historia

“de una chica que era algo así como Atlanta, parte del Viejo Sur, parte del nuevo Sur; cómo floreció como Atlanta, cayó como ella para resurgir de nuevo; lo que Atlanta le hizo y lo que ella le dio a Atlanta y el hombre que era mucho más que una pareja para ella. Cogí todo eso y lo metí en un ambiente que conocía tanto como el mío propio”.

Durante los tres años siguientes continuó “a pequeños empujones”: su artritis le impedía a menudo avanzar tan deprisa como deseaba, no quería que nadie supiera que estaba escribiendo o qué escribía (cubría la maquina con una toalla cuando había visitas), los compromisos sociales la alejaron de su escritorio cuando su salud mejoró... y cuando los Mitchell se mudaron de casa, Lo que el viento se llevó no era más que un conjunto informe de cuartillas mecanografiadas en las que se mezclaba la historia con recetas de cocina y textos que nada tenían que ver con ella y que fueron a parar al trastero. Otro accidente la llevó de nuevo a rescatar las peripecias de aquella tal “Pansy O’Hara”, pero en 1929, a falta del capítulo inicial y otros dos intermedios, Peggy recobró su vida social y su novela parecía destinada a dormir el sueño de los justos.

Finalmente, en 1935 sacó su montón de folios inconexos del armario donde los había encerrado y en un confesado momento de debilidad los entregó a Harold Latham, un editor de la Macmillan que recorría el Sur en busca de material publicable.

La insistencia de su marido y de Latham y un comentario de otra escritora aficionada consiguieron que Peggy Mitchell, picada en su amor propio, se decidiera a recolectar los paquetes por toda la casa, reescribir en una tarde la que creía la mejor versión de las seis que existían del primer capítulo, y presentarse en el hotel del editor, que se iba esa misma noche de la ciudad y que tuvo que comprar una maleta nueva para poder transportar el voluminoso legajo[1]. La escritora se arrepintió casi inmediatamente de haberse dejado llevar por su orgullo y pidió que le devolvieran el original, pero la historia estaba ya en marcha.

En abril de 1935 Latham le pidió permiso a la señora Mitchell para que la editorial pudiera considerar la historia para publicar. Pasado ese examen con buena nota, llegó el momento del contrato, que la escritora firmaría a principios de agosto para ponerse a trabajar de inmediato en las correcciones que le parecían necesarias.

Esa labor la llevaría a finales de enero de 1936, meses que empleó entre otras cosas en cambiar el nombre de su protagonista (Pansy O’Hara se convirtió en septiembre de 1935 en Scarlett O’Hara), el de la casa de su padre (Fontenoy Hall pasó a ser Tara), el de su madre (Eleanor D’Antignac por Ellen Robillard), escribir un nuevo comienzo (que sería revisado varias veces), decidir de qué forma moría el segundo marido de Escarlata, encontrar el título definitivo, recabar la colaboración de Wilbur Kurtz y de la Biblioteca Carnegie de Atlanta para que la cronología y los detalles de la guerra fueran correctos, repasar los censos para que los nombres de los personajes no coincidieran con ninguna persona que hubiera vivido en aquel período y aquella zona ...

Después llegó el turno de repasar y devolver las galeradas, lo que M. Mitchell hizo por entregas hasta la última semana de marzo de 1936.
Apenas 15 días después ya estaban listos algunos ejemplares para ser distribuidos a críticos especializados y a las compañías cinematográficas.



[1] Para complicar más las cosas, entre los folios de lo que sería Lo que el viento se llevó iba también otra novela, Ropa Carmagin. La editorial la consideró demasiado breve y planteó sus dudas sobre la conveniencia de publicar al mismo tiempo dos trabajos de una escritora todavía desconocida. Margaret Mitchell no permitió su publicación posterior y destruyó el original.

lunes, 7 de agosto de 2017

Sandy y Danny ganan a Escarlata y Rhett

Para los británicos, Grease es la película más frecuentada, la primera de una lista que se cierra con Gone With the Wind.

Regreso al futuro, Dirty Dancing, Solo en casa, Love Actually, En busca del Arca Perdida, Titanic, Jurassic Park, Toy Story, Mary Poppins... hasta llegar al número 50, que ocupa Lo que el viento se llevó.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.