martes, 24 de marzo de 2015

La primera de los años 30

Una serie de listas más nos trae a Lo que el viento se llevó, de 1939, que encabeza la "clasificación" del cine de aquellos años que terminaban.

El criterio de estas listas parece ser el éxito entre el público, que se refleja en las taquillas.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Personajes (XXI)

El llamado Carleton era un coronel que mandaba la batería en la que sirvió Rhett Butler durante la guerra; se casó con una hija de una de las hermanas del abuelo de la señora Merriwether, que aprovecha el parentesco para pedir informes sobre Butler.

jueves, 12 de marzo de 2015

Los dedos de Vivien Leigh

Cuando un actor se deja llevar por el personaje pueden producirse situaciones bastante incómodas, aunque normalmente no se llega a los extremos de Anthony John en A Double Life (Doble vida, 1947)...

Durante el rodaje de Lo que el viento se llevó la despiadada Escarlata se apoderó por unos momentos de Vivien Leigh, y Evelyn Keyes se llevó la peor parte: en la escena en la que la mayor de las O’Hara abofetea a Suellen, el cachete fue tan real que Keyes recordaba que “mi mejilla llevó la huella de los dedos de Vivien Leigh toda la tarde”.

Pero los nervios a flor de piel de aquellos meses acabaron por desaparecer. Años después, cuando Vivien estaba de vuelta en Estados Unidos para aparecer en Un tranvía llamado deseo, coincidió en una fiesta con Evelyn, que no esperaba que la actriz inglesa se acordara de aquella jovencita que había compartido algunos planos con ella. Sin embargo, antes de que Keyes se presentara a sí misma, Leigh le dijo: “Siento que tuviera que abofetearte tan fuerte”.

viernes, 6 de marzo de 2015

Escarlata inevitable

Sólo dura unos segundos, pero el comienzo de este anuncio de Vitalinea nos recuerda inevitablemente a Scarlett O'Hara, la protagonista de Lo que el viento se llevó, en el momento en que pone a Dios por testigo de que no volverá a pasar hambre.

"A todos pongo por testigo que nunca más voy a renunciar al postre", es la variación de la frase inmortal creada por Margaret Mitchell en 1936 y bien reproducida por la película de 1939. La presencia del tono de color escarlata y la referencia a la comida en todo el anuncio confirma la relación con Gone With the Wind.


sábado, 28 de febrero de 2015

Francamente, querido, te esperaré sentada

Según nos cuenta este artículo, hubo un momento en que la producción optó por un final diferente para Lo que el viento se llevó, una película que no terminaría con el inolvidable "Mañana será otro día..." con el que Escarlata se prometía volver a Tara y recuperar a Rhett más pronto o más tarde.

Escarlata, en el guión que se manejó al menos por un momento, se deja caer en las manos del destino, sin hacer nada ella misma, para que su marido regresara: "¡Rhett! ¡Rhett!... Tú volverás. Tú volverás. ¡Sé que lo harás!("“Rhett!... Rhett!... You’ll come back. You’ll come back... I know you will!”")

Esta versión se sacaba a subasta con la cifra de 500 dólares, pero se suponía que iba a llegar a los 5.000 dólares.

Desde aquí reverenciamos la opinión definitiva de David O. Selznick de haber optado por el final escogido por la autora de la novela Gone with the Wind y que se caracterizó por las diferentes medidas tomadas por Scarlett O'Hara a lo largo de la historia.

domingo, 22 de febrero de 2015

...y la actriz principal ganadora es...

Recogemos hoy un pedazo del desfile de moda que acontece esta jornada con una referencia a Lo que el viento se llevó firmada por El Mundo y que se refiere, entre otras, a Vivien Leigh, ganadora de la estatuilla dorada en 1940 (para películas datadas en 1939).

La actriz que venció con Gone With the Wind aparece en la lista en la que figuran la primera y la última ganadoras del premio de la Academia a la mejor actriz; es un desfile agradable de mirar y que nos recuerda épocas diferentes.

lunes, 9 de febrero de 2015

Cochecito de bebé

Rhett no perdía oportunidad de mimar a su hija y de inculcarle desde la cuna el amor por los caballos, como podemos comprobar durante el paseo por Peachtree Street de la familia Butler.

La secuencia se abre con un primer plano de un caballito de juguete, que pronto descubrimos forma parte del coche de bebé que Rhett empuja, muy orgulloso, mientras el matrimonio saluda a las señoras de Atlanta.

Si alguien visita el estado natal de Clark Gable, Ohio, puede acercarse a la localidad de Jefferson, donde, en el Victorian Perambulator Museum, exhiben esta pieza del atrezzo de Lo que el viento se llevó. Se trata del único museo en Estados Unidos dedicado a recoger cochecitos de bebé (más de doscientos modelos, antiguos en su mayor parte).

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.