lunes, 10 de diciembre de 2018

El racismo sigue presente

El primer detective de raza negra del departamento de policía de Colorado Springs se hace miembro del Ku Klux Klan, con la colaboración de un colega judío. Estamos a mediados de los años 70 del siglo XX...
Se trata de Infiltrado en el KKKlan (Black KkKlansman), dirigida en 2018 por Spike Lee; una película brutal y divertida (a su manera), que recomendamos desde aquí... y no sólo por su principio: imágenes de Lo que el viento se llevó.


lunes, 3 de diciembre de 2018

Casi ocho minutos con Vivien Leigh

Este enlace con YouTube nos ofrece una completa mirada a la vida de Vivien Leigh, desde su niñez hasta su madurez final.
También, no podía ser de otra manera, hay excelentes miradas a sus principales películas, con Gone With the Wind al frente, por supuesto.


 

viernes, 30 de noviembre de 2018

Donald Ogden Stewart, guionista

El celebrado humor de Donald Ogden Stewart, tan provechoso en otras ocasiones, acortó drásticamente su posición como guionista de Lo que el viento se llevó, en los primeros días de 1939. Reclutado como apoyo para Scott Fitzgerald y con la misión de pulir y aligerar las ya vapuleadas frases en las que se llevaba trabajando desde finales de 1936, Stewart se enzarzó en una discusión con Selznick, que no veía posible plasmar en la pantalla la indicación de que tía Pitty “montara bullicio en la habitación”.

Stewart nació el 30 de noviembre de 1894 en Ohio. Su talento para la sátira le valió frecuentar la famosa Mesa Redonda del Algoquin, donde las réplicas se cruzaban como dagas, y el éxito durante los años 20 con sus obras teatrales; también se le podía encontrar en escena, como en Holiday, de su amigo Philip Barry,donde interpretó a Nick Potter, el mismo personaje que Edward Everett Horton plasmó en la pantalla.

Aunque Hollywood no se mostró muy partidario de adaptar la producción de Stewart, sí que le dio oportunidades para que hiciera lo propio con obras ajenas e incluso se estrenara como actor, en Not So Dumb. Su habilidad para los diálogos puede comprobarse en Red Dust (Tierra de pasión), Dinner at Eight (Cena a las ocho), The Prisoner of Zenda (El prisionero de Zenda), Holiday (Vivir para gozar), The Women (Mujeres), Kitty Foyle (Espejismo de amor)… y, por supuesto, en The Philadelphia Story (Historias de Filadelfia), por la que consiguió el Premio de la Academia.

Stewart se tomó muy en serio la ascensión del fascismo y participó con intensidad en la lucha contra el nazismo, lo que años más tarde le supuso su inclusión en la lista negra y que le retiraran el pasaporte, por lo que no pudo volver a Estados Unidos. Se asentó entonces en Londres en los años 50 y continuó escribiendo para el cine, aunque de manera más esporádica. Falleció en 1980.

lunes, 19 de noviembre de 2018

El aroma de Escarlata

Todavía no se ha programado la manera de que se huela durante la proyección de una película, completando así una serie de sentidos humanos; pero sí se ha hecho hincapié en los aromas que rodeaban a los actores cuando rodaban, como es el caso de Vivien Leigh, que durante años utilizó el perfume llamado Joy.

Gable hizo alusión a que Vivien olía a violetas, justo antes de ponerse ante las cámaras para los planos de Lo que el viento se llevó, pero lo más probable sería suponer que Leigh empleaba ya algunas gotas del perfume elaborado por Jean Patou y que se une a ella a lo largo de toda su vida.

Patou creó el perfume tras la crisis de 1929, con una combinación de flores de jazmín y rosas que llevó al goce a los compradores de tal esencia, formada por 10.000 ejemplares de jazmín y 28 docenas de rosas para regalarnos el 30 mililitros del recipiente habitual que alcanza así un precio elevado... pero satisfactorio para cualquier nariz a partir de 1935, cuando salió al mercado.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Algunas subastas ventosas


·         150 dólares... en oro, la puja de Rhett por la viuda Hamilton para abrir el baile del bazar de caridad con el reel de Virginia.

·         562.000 dólares por la estatuilla que consiguiera Vivien Leigh por su interpretación de Escarlata, en una subasta en Shoteby’s de New York, en 1993. El comprador quedó en el anonimato. El Oscar por A Streetcar Named Desire (Un tranvía llamado deseo, E. Kazan, 51) fue robado de Durham Cottage, la casa de los Olivier en Chelsea, en 1953, según S. Mafioly. Por el contrario, G. Robyns, primero, y A. Walker, más tarde, indican que poseía ambas estatuillas cuando se mudó a Tickerage Mill, en Sussex, en 1960: “Sus dos Oscar estaban bien expuestos: uno era usado ahora como tope de puerta, mientras que el otro sostenía las toallitas de papel en el lavabo”.

·         La estatuilla que se entregó a Selznick como productor de la mejor película de 1939 fue adquirida por el cantante Michael Jackson por 1.500.000 dólares en una subasta celebrada en Shoteby's en junio de 1999. El precio de salida estaba fijado en 300.000 dólares.

·         En la misma subasta de junio de 1999 un coleccionista anónimo de Nueva York se hizo con parte del guión "arco iris" que había pertenecido a Lydia Schiller por 46.000 dólares.

·         En 1971, en Christie's de Londres, se adjudicó por 225 libras esterlinas un ejemplar de la novela con dedicatoria de Margaret Mitchell para David Selznick.

lunes, 5 de noviembre de 2018

Una broma soviética

La participación de una agencia rusa en las irregularidades sufridas en las ceremonias de los Oscar ha sido una de las bromas más extendidas en la historia del cine.

Aunque la última patraña referente a la acción de las tropas rojas se refiere a La ciudad de las estrellas (La La Land)) como ganadora del premio a la mejor película hace un par de años, las fechas de la actuación de la Inteligencia Rusa se colocan muchos años atrás, concretamente en 1940... cuando Lo que el viento se llevó venció con holgura en la entrega de los premios.

Según cuenta la leyenda, el encargado de los asuntos exteriores bajo el mando de Stalin hizo notar que la ganadora de aquella fecha iba a ser La diligencia, una celebración del americano típico que debería evitarse con el mensaje de otra película diferente y que evitara la admiración hacia Estados Unidos. Entre las candidatas se jugó con Caballero sin espada (Mr. Smith Goes to Washington), firmada por Frank Capra y que, según los rusos, pregonaba la corrupción que se manejaba en la política americana, o Lo que el viento se llevó, que defendía la esclavitud como modelo de sociedad.

Stalin, al frente del gobierno, se decantó por la película que firmaba Victor Fleming, y los operarios encargados de modificar la votación para que Gone With the Wind venciera con holgura se llevaron la bronca del jefe de gobierno por haber sobrepasado el número de estatuillas habitual y temer que se sospechara del trabajo soviético en estas labores.

jueves, 1 de noviembre de 2018

Productor meticuloso

El productor de revistas de Broadway F. Ziegfeld hacía vestir a sus coristas con enaguas de encajes importados, a sabiendas de que el público jamás vería ni un centímetro de ellas, pero consciente de que

“cuando esas chicas entran en el escenario sabiendo que llevan esas enaguas insuperablemente caras, ese pensamiento hace que se muevan de una forma distinta; cambia la expresión de sus rostros, es algo que contribuye a hacer más hermosas a mis muchachas.”

También del director Erich Von Stroheim se cuenta una historia similar, en este caso con ropa interior con anagramas bordados para los aristócratas y oficiales que poblaban sus películas. Selznick hizo lo mismo con las enaguas de las chicas en GWTW, lo que da prueba de su meticulosidad.

martes, 23 de octubre de 2018

Diez películas memorables

Esta lista nos lleva a la relación de una decena de películas recomendables y recomendadas por el público en general a lo largo de la historia (aunque predominen las más actuales).

Desde La La Land a  La naranja mecánica, pasando, por supuesto, por Lo que el viento se llevó, y recordando títulos como Blade Runner, Casablanca, y, faltaría mas, la gran Ciudadano Kane...

miércoles, 17 de octubre de 2018

Russell Birdwell, jefe de publicidad

Como responsable de publicidad en la Selznick International Pictures, Russell Birdwell fue el encargado de mantener el interés de medios y público en general por Lo que el viento se llevó a lo largo de tres años largos. Dada la imaginación de Birdwell y sus colaboradores, es difícil discernir cuáles de las noticias sobre GWTW eran reales y cuáles habían sido cuidadosamente fraguadas, con la connivencia o no del productor, para causar el mayor impacto posible. Los magos son reacios a descubrir sus trucos, y Birdwell era ciertamente un mago de la publicidad, aunque a veces caminara sobre el filo de la navaja: a Susan Myrick no le gustaba que se suprimieran de sus crónicas algunos párrafos que contaban los pequeños secretos con los que se fabricaban los sueños en Hollywood, y Margaret Mitchell se sintió molesta por algunas noticias sobre ella que no tenían ni pizca de base real.

Russell Juárez Birdwell nació el 17 de octubre de 1903 y, como dramaturgo incipiente siendo todavía estudiante, comprobó por propia experiencia que una buena estratagema publicitaria puede atraer público a una sala, aunque la obra o la película en cuestión no merecieran el esfuerzo de crear una campaña. En lugar de dedicarse a la abogacía, como deseaba su padre, Russell acabó en la redacción de un periódico, o de docenas de periódicos, como reportero, y sólo fue cuestión de tiempo que le encargaran cubrir la sección de noticias de cine en el Los Angeles Times, un puesto novedoso en el que Birdwell sería, cómo no, un pionero.

Además de trabajar para los estudios, como el de Selznick, Birdwell desempeñó también a lo largo de los años labores de relaciones públicas personales para varios actores, desde su gran amiga Carole Lombard (que le igualaba en imaginación y talento para las bromas pesadas), hasta John Wayne, pasando por Anne Baxter, Douglas Fairbanks, hijo, John Ireland… y tuvo tiempo para escribir (novelas y dos autobiografías), dirigir cuatro películas y producir una, Jim Thorpe, All American (Jim Thorpe, el declive de un campeón, 1951), y representar a firmas y personalidades ajenas al mundo del cine.
Falleció el 15 de diciembre de 1977, dejando en el recuerdo invenciones como la campaña para encontrar a la Scarlett O’Hara ideal, la desconocida mujer de negro que cada año dejaba una flor en la tumba de Valentino, la desmesura de la promoción de The Outlaw (El forajido, 1943) (basada en la anatomía de Jane Russell)…

lunes, 8 de octubre de 2018

El yerno y el viento

Ya citamos en otra ocasión el juego que facilitan las palabras "yerno" y "viento", que quedan unidas en "Lo que el yerno se llevó", una producción a la que podemos echar un vistazo aquí y sonreír un rato.

lunes, 1 de octubre de 2018

Personajes (LIV)

Los Gelert eran nuevos amigos de Escarlata, ahora señora Butler. Antes de recalar en Atlanta, sus estafas repetidas les habían obligado a salir de una docena de estados diferentes.

Wade Hampton acude a las fiestas que celebran, pero no a las que tienen lugar en las casas de las antiguas familias de la ciudad, que hacen el vacío a Escarlata.

Cuando el gobernador Bullock se ve obligado a abandonar su puesto a toda velocidad, los Gelert desaparecen.
 
No los vemos como tales en la película, pero sí en las páginas de Lo que el viento se llevó.

lunes, 24 de septiembre de 2018

Una entre 35

Si repasamos esta lista de El País nos encontraremos con Lo que el viento se llevó, que forma parte de la colección de declaraciones de amor/desamor del cine.

Nos encontramos con frases de El club de los poetas muertos, Dirty Dancing, Esplendor en la hierba, La gata sobre el tejado de zinc Casablanca...

lunes, 17 de septiembre de 2018

Páginas y más páginas ventosas


David O. Selznick's Hollywood, por Ronald Haver.

Lo que el viento se llevó/Robin de los Bosques, por Javier Coma.

Memo from David O. Selznick, de Rudy Behlmer.

Selznick's Vision: "Gone With the Wind" and Hollywood Filmaking, de Alan David Vertrees.

The Complete "Gone With the Wind" Trivia Book, por Pauline Bartel.

Margaret Mitchell's "Gone With the Wind" Letters, 1936-1949, compilado por Richard Harwell.

Road to Tara, por Anne Edwards. (Biografía de Margaret Mitchell)

George Cukor, por Patrick McGilligan.

"Gone With the Wind" on Film: A Complete Reference, por Cynthia Marylee Molt.

A Child of the Century, de Ben Hecht. (Autobiografía)

Margaret Mitchell and John Marsh: The Love Story Behind "Gone With the Wind", por Marianne Walker.

They Still Call Me Junior, de Frank Coghlan, Jr. (Autobiografía)

Long Live the King, por Lyn Tornabene.
(Biografía de Clark Gable)

Vivien Leigh, de Hugo Vickers. (Biografía actualizada en 2008)

The King: A Biography of Clark Gable, por Charles Samuels.

A Quite Remarkable Father, por Leslie Ruth Howard. (Biografía de Leslie Howard, por su hija)

Showman: The Life of David O. Selznick, por David Thomson.

Margaret Mitchell of Atlanta, de Finis Farr.

Stuntman, por Yakima Canutt.
(Autobiografía)

Feminidad y mascarada en "Lo que el viento se llevó" y "Jezabel", de Eva Parrondo-Coppel.

Narración, tiempo y cohesión del relato en “Gone With the Wind”, de Vicente J. Benet.

Vivien: la vida de Vivien Leigh, por Alexander Walker.

The Filming of “Gone with the Wind”, por Herb Bridges.

Hollywood Be Thy Name, por William Bakewell. (Autobiografía)

Hattie: The Life of Hattie McDaniel, por Carlton Jackson.

Hattie McDaniel: Black Ambition, por Jill Watts.

Tara Revisited, por Malcolm Vance.

The Oliviers, por Felix Barker.

Hitchcock y Selznick, por Leonard J. Leff.

The Complete "Gone With the Wind" Sourcebook: The Complete Guide for Every Fan, por Pauline Bartel.

Looking for Tara: The "Gone With the Wind" Guide to Margaret Mitchell's Atlanta, de Don y Kay O’Briant.

*In Search of My Father, por Ronald Howard. (Biografía de Leslie Howard, por su hijo)

Strange Tales of "Gone With the Wind", de Norman Shavin y Austin McDermott.

The Story of "Gone Wind the Wind", por Bob Thomas.

Selznick: The Man Who Produced "Gone With the Wind", por Bob Thomas.

The Selznick Players, de Ronald Bowers.

Scarlett O’Hara’s Younger Sister y *I’ll think about that Tomorrow, por Evelyn Keyes. (Autobiografías)

A Celebration of "Gone With the Wind", por Adrian Turner.

George Cukor, por Augusto M. Torres.

Backstory. Conversaciones con guionistas de la Edad de Oro, por Pat McGilligan.

Scarlett’s Women. “Gone With the Wind” and its Female Fans, por Helen Taylor.

Lo que el viento se llevó, Fascículo 1 de la colección Cine & Música, de Salvat.

The Private Diary of Scarlett O’Hara, de Cathy E. Crimmins y Thomas Maeder.

The Irish Roots of Margaret Mitchell's "Gone With the Wind", por David O’Connell.

Lo que el viento se llevó, Aymá, 11ª Edición, Barcelona, 1978; Ediciones B, Barcelona, 1992; Pan Books, 1988.

El vuelo de Ibis, por José Rey-Ximena. (Sobre los últimos días de Leslie Howard).

Crowning Glory: Reflections of Hollywood’s Favorite Confidant, por Sydney Guilaroff. (Autobiografía)

The Official "Gone With the Wind" Companion: The Authorized Collection of Quizzes, Trivia, Photos- And More, por Stephen J. Spignesi.

Million Dollar Legends Margaret Mitchell and "Gone With the Wind", de Norman Shavin y Martin Shartar.

White Columns in Hollywood: Reports from the "Gone With the Wind Sets", por Susan Myrick.

*Victor Fleming, de Michael Sragow.

*Butterfly McQueen Remembered, por Stephen Bourne.

“Gone With the Wind” Literary Study Guide (MaxNotes) a cargo de Gail Rae Rosensfit.

**Now Is The Time, por Olivia de Havilland.

*The Making of a Classic: The Story of Margaret Mitchell and Gone With the Wind, de Sally Tippet Rains.

Technical Advisor: The Hollywood Journals of Wilbur G. Kurtz, editado por Richard Harwell.

Light of a Star: Vivien Leigh, por Gwen Robyns.

Southern Daughter. The Life of Margaret Mitchell, por Darden Asbury Pyron.

Literary Reflections: Michener on Michener, Margaret Mitchell, Ernest Hemingway, Truman Capote, and Others, por James Michener.

Vivien Leigh: el alma de Scarlett, por Serge Mafioly.

Laysen, la isla perdida, por Margaret Mitchell.

Crazy Sundays F. Scott Fitzgerald in Hollywood, por Aaron Latham.

Love Scene: Story of Laurence Olivier & Vivien Leigh, por Jesse L. Lasky.

*The Faces of Hollywood, por Clarence Sinclair Bull.

*The Man Who Shot Garbo: The Hollywood Photographs of Clarence Sinclair Bull, con texto de Terence Pepper y John Kobal.

*Bonnie Blue Butler A Gone With The Wind Memoir, por Cammie King. (Autobiografía)

Gone With The Wind as Book & Film compilado por Richard Harwell.

Gable and Lombard, por Warren G. Harris.

Traigan los caballos vacíos, por David Niven.

Frankly My Dear: “Gone With the Wind” Revisited, por Molly Haskell.

On the Road to Tara: The Making of "Gone With the Wind", por Aljean Harmetz.

*The Secret of the Belles, de Kathy Witt.

The Tara Treasury: A Pictorial History of “Gone with the Wind”, de Gerald Gardner y Harriet Gardner Modell.

Scarlett, Rhett and a cast of Thousands: The Filming of “Gone With the Wind”, por Roland Flamini.

Vivien Leigh: a biography, por Anne Edwards.

Victor Fleming: Via Col Vento, por Paola Cristalli.

*Scarlett’s Buried Secret: The Sad But True Story Behind Margaret Mitchell’s "Gone Wind the Wind”, por Kenneth Baumgardt.

Se las llevó el viento, por Elisa Agulló. (La búsqueda de la intérprete de Scarlett O'Hara)

Gigantes del Cine. Actores y Actrices de Leyenda. Ganaron el Oscar, Albert Galera

Mujeres de cine. 360º alrededor de la cámara, coordinado por María Caballero Wangüemert, incluye un capítulo dedicado a GWTW, elaborado por Alfonso Méndiz.

Cien bandas sonoras en la historia del cine, por Roberto Cueto.

Vivien Leigh Paper Dolls, por Tom Tierney.

Autant en emporte le vent, por Margaret Mitchell. La novela, en francés.

Toyland. Made in USA, por Nuria Simón y Guillem Medina.

Estudio de las formas de tratamiento y de la cortesía en la novela "Gone with the wind", de Margaret Mitchell, por María Rosa Cabellos Castilla.

Margaret Mitchell's Models in Gone With the Wind, por Samuel J. Hardman.

Paulette: The Adventurous Life of Paulette Goddard, por Joe Morella y Edward Z.Epstein



Marcella Rabwin firma Yes, Mr. Selznick

 

No bed of roses, por Joan Fontaine

 

Joan Fontaine: A Bio-Bibliography, por Marsha L. Beeman

 

The Art of “Gone With the Wind, de Judy Cameron y Paul J. Christman.

GWTW: The making of “Gone With the Wind
", por Gavin Lambert

 La historia secreta de Hollywood, Rafael Palacios


Rhett Butler’s People, por  Donald McCaig

Vivien Leigh: la tragedia de Scarlett O’Hara, por José Madrid

Sinopsis de cine. El libro, firmado por Ángel Sanchidrián

Clark Gable. La corona del rey, por Joan Benavent

Vivien Leigh, por Michelangelo Capua

*Ruth’s Journey, por Donald McCaig

Vivien Leigh. An Intimate Portrait, por Kendra Bean

*A Touch of Stardust, por Kate Alcott

Gone With the Wind: The Three-Day Premiere in Atlanta, por Herb Bridges

 Gone With the Wind: The Definitive Illustrated History of the Book, the Movie and the Legend by Bridges, Herb, Boodman, Terryl C.

Bette & Joan: The Divine Feud, por Shaun Considine

Kubrick en la Luna y otras leyendas urbanas del cine, por Héctor Sánchez y David Sánchez

*Gone with the Gin: Cocktails with a Hollywood Twist, por Tim Federle

100 clásicos del cine del siglo XX, coordinado por Jürgen Müller

Todas las películas de Clark Gable, firmado por Gabe Essoe

Historias de Hollywood, por Daniel Fuchs

Moro, Javier: Mi pecado (biografía de Conchita Montenegro)

Thompson, David: La verdadera historia de Hollywood [Hollywood Equation]

*Ortberg, Mallory: “Texts From Jane Eyre: And Other Conversations With Your Favourite Literary Characters”
 
*Todavía no lo hemos leído.
**Próxima publicación.
 

 

lunes, 10 de septiembre de 2018

Besos a 24 imágenes por segundo

La revista Fotogramas reúne, en su edición digital, una colección de besos cinematográficos celebrados por millones de espectadores.

No puede faltar en esta lista la mención de Gone With the Wind, que abre una colección que incluye Casablanca, Encadenados, El hombre tranquilo, El graduado, El planeta de los simios y Love Story... dentro de lo que podríamos clasificar como "clásicos" del Séptimo Arte. Poco a poco, los años van uniendo más besos para el recuerdo, como los de El imperio contraataca, Superman, La princesa prometida...

lunes, 3 de septiembre de 2018

Misterios ventosos


A lo largo de la novela, quizás porque fue escrita de modo fragmentado y la extensión que alcanzó abrumó hasta a su misma creadora y le impidió seguir el rastro de todas los acontecimientos que relataba o bien por propia voluntad, existen algunos curiosos “puntos oscuros”:

Si bien sabemos que el nombre completo de Escarlata es Katie Scarlett y el de Ashley va precedido de “George”, nunca llegamos a conocer de donde proviene la “K” del pañuelo de Rhett Butler en el que Belle Watling envuelve el dinero que quiere ceder a la Confederación y que entrega a Melania. En la novela, Escarlata lo identifica por las iniciales “R.K.B.”, mientras que en la película queda eliminado el segundo nombre.

Belle Watling le confiesa a Melania, cuando ésta le agradece que haya declarado que los hombres estaban en su casa y no en la incursión del Klan, que tiene un hijo que no está con ella en Atlanta. Por su parte, Rhett le dice a Escarlata que una de las razones de sus frecuentes viajes a Nueva Orleáns es que allí tiene un niño a su cargo. ¿Son estos dos niños uno solo y, en ese caso, sería hijo de Rhett y de Belle? Margaret Mitchell nunca lo confirma, lo deja maliciosamente en el aire sujeto a las cábalas de los lectores, que conocen tanto la vida disoluta de Rhett como su buen corazón y su toque mágico con los niños. ¿Cómo tendría las orejas el muchachito?

lunes, 27 de agosto de 2018

Ver en el cine

En este vídeo que incorpora Las Horas Perdidas podemos echar un vistazo a las películas ganadoras del Oscar a la mejor fotografía, desde la creación del premio hasta 2015-2016.

En esa lista impecable de cintas cinematográficas se encuentra, desde luego, Lo que el viento se llevó, pero también vemos belleza tras belleza a lo largo de estos años. Hay películas de guerra, como Lawrence de Arabia, de aventura, como Shanghai Express, de cine dentro del cine, como Ha nacido una estrella... todos los géneros abordados por el director de fotografía, supervisado por el director.

lunes, 20 de agosto de 2018

El metraje en cifras

De los 449.512 pies (136.600 metros) de película utilizados en el rodaje, equivalentes a 88 horas de proyección, se positivaron 160.000 (48.600), que quedaron reducidos finalmente a 20.300.

lunes, 13 de agosto de 2018

Rostro público, vida privada

El recuerdo de una de sus más bellas clientes, Vivien Leigh, facilitó la exhibición dedicada a ella en el antiguo domicilio del diseñador de vestuario Oliver Messel, en West Sussex.

Los organizadores del evento relataban que se exponía en el verano de 2016 más de un centenar de pertenencias de la actriz, desde guiones de alguna de sus películas hasta un vestido diseñado por Christian Dior.

lunes, 6 de agosto de 2018

Luke Cosgrave, director de la banda


El veterano Luke Cosgrave (nacido el 6 de agosto de 1862 y fallecido el 28 de junio de 1949) rinde homenaje a un ser querido cuya muerte acaba de comunicarle, sin palabras, su esposa. Es el director de la banda que rompe a interpretar "Dixie" en la secuencia de la lista de bajas.
 
Como nota curiosa con Lo que el viento se llevó es su nacimiento en plena guerra de la secesión norteamericana... aunque tuvo lugar en el condado de Mayo, en Irlanda.
 
Otras de sus películas: The Squaw Man (El prófugo, C.B. De Mille, 31), Holiday (Vivir para gozar, G. Cukor, 38), The Adventures of Tom Sawyer (Las aventuras de Tom Sawyer, N. Taurog, 38)...
 
Luke Cosgrave played the Bandleader of the Band at the Reading of The Death Rolls (uncredited) Born: 6.8.1862, Ballaghdreen, Co. Mayo, Ireland. Died:  28.6.1949 (age 86), Woodland Hills, Los Angeles, California. Louise Carter played the Bandleader's Wife (uncredited). Born: 17.3.1875, Denison, Iowa. Died: 10.11.1957 (age 82), Hollywood, California.

miércoles, 1 de agosto de 2018

Lo mejor de la cosecha de los 40

Bajo el título de "Protagonistas de los años 40" no podía faltar Clark Gable, el Rhett Butler de Lo que el viento se llevó (que se estrenó a finales de 1939). En esta foto está acompañado por Lana Turner, que fue, por unos días, candidata a interpretar a Scarlett O'Hara.

 
 
 
La lista la abre Cary Grant y la cierra Humphrey Bogart, así que hay que valer para figurar en ella... y lo hacen gente como Gable, Gary Cooper, Henry Fonda, Robert Taylor... lo mejor de la década de los 40... y de años sucesivos para muchos de ellos.
 

jueves, 26 de julio de 2018

Leona Roberts, la señora Meade

El 26 de julio de 1879 nacía, en Monroe Center, Ohio (Estados Unidos), la que sería conocida como Leona Roberts, bajo el nombre natal de Leona Celinda Doty.

A Leona la recordaremos de sus intervenciones en teatro y cine, siempre en papeles secundarios pero inolvidables, como la señora Meade en Lo que el viento se llevó o la señora Gogarty, sirvienta en La fiera de mi niña.

lunes, 16 de julio de 2018

A través de un móvil

Si la protagonista de nuestra novela favorita contara con un teléfono móvil ¿cuál sería el texto que enviaría? A esta pregunta le encuentra respuesta el libro firmado por Mallory Ortberg "Texts From Jane Eyre: And Other Conversations With Your Favourite Literary Characters".

El volumen incluye textos de Escarlata O'Hara, la protagonista de Gone With the Wind, tan tendente a la mentira y a la manipulación que rápidamente hizo surgir la idea de dotarla de un móvil, a ella y a otra serie de personajes, como Jane Ayre o Hermione Granger... a los que conoceremos mejor a través de sus textos.

lunes, 9 de julio de 2018

Leer, ir al cine...

En 1932 se reunieron el director de cine Howard Hawks, el escritor William Faulkner y el actor Clark Gable para pasar un buen rato cazando en Imperial Valley.

Hawks y Faulkner mantenían la conversación a su paso por Palm Springs acerca de los escritores. Gable intervino entonces para que el autor le dijera los que consideraba mejores.


Y Faulkner dijo: “Thomas Mann, Willa Cather, John Dos Passos, Ernest Hemingway y yo”. Gable se quedo mirándolo y le dijo: "Oh, ¿usted escribe, señor Faulkner?” y este respondió: “Sí. ¿Y usted que hace, señor Gable?”
 
Hawks comentó al respecto: "Yo no creo que Gable haya leído un libro alguna vez y no creo que Faulkner alguna vez haya ido a ver una película. Así que podrían haber estado al mismo nivel".

lunes, 2 de julio de 2018

El libro al que no se lleva el viento

Casi 60 años habían pasado desde el día en que la lectora sacó un ejemplar de Lo que el viento se llevó de la biblioteca... y no se acordó de devolverlo al terminar la lectura de la novela de Margaret Mitchell.

Concretamente se registró un retraso de 57 años en el préstamo, que no fue multado porque no constaba en el fichero de la Brooklyn Public Library. Si hubieran seguido su rastro todos esos años, habría que haber sumado 5 céntimos por el día laborable que el libro se hubiera retrasado... en este caso más de 20.000 días.

Roston, la lectora eterna, sí donó 50 dólares a la BPL, que optó por no volver a poner en la vía de préstamo este ejemplar de Gone With the Wind (un poco averiado por el paso del tiempo), pero sí disponerlo como obra de exposición.

lunes, 25 de junio de 2018

Sueños de productor


En "La verdadera historia de Hollywood [The Whole Equation]”, firmado por David Thomson, encontramos varias referencias a GWTW.
Destacamos una curiosa: “El hecho de que la cultura haya llegado al extremo de alentar a los directores jóvenes en su convencimiento de que su obligación es filmar el contenido de sus propias cabezas no es ninguna tontería. En Lo que el viento se llevó, David Selznick cometió todos los pecados de Cimino -fue él quien lanzó aquella apuesta-, pero él amaba a Scarlett O’Hara. No quiero decir que durmiera con Vivien Leigh (no creo que ésta durmiera en su vida), pero sí compartió con nosotros su afecto. Como táctica es rudimentario, pero hizo soplar el Viento durante décadas.”

lunes, 18 de junio de 2018

Frase que forma parte de un clásico

Una nueva propuesta de Fotogramas: identificar la película a través de su más que popular frase.

Desde luego, no puede faltar Gone with the wind, a la que acompañan cintas más modernas, como Love Story, El Padrino... o Matrix.

lunes, 11 de junio de 2018

Personajes (LIII)

Johnnie Gallegher, capataz de los operarios irlandeses a las órdenes del contratista Tommy Wellburn. Escarlata desea un hombre como él, duro con la gente, astuto y al parecer honrado, para que dirija una de sus serrerías. Johnnie le sugiere que contrate a forzados para trabajar en ellas y más tarde, al término de su compromiso con Wellburn, pasará a trabajar para ella.

Gallegher estuvo en el ejército yanqui, pero eso no es óbice para que Escarlata no lo contrate. Discute agriamente con él al descubrir que desvía parte de las provisiones que ella envía para alimentar a los presidiarios, de modo que él pueda venderlas y sacar un beneficio suplementario a su sueldo; pero no puede prescindir de él porque, al fin y al cabo, la serrería que Gallegher dirige le produce más ganancias que cuando Hugh Elsing estaba al frente o que el propio Ashley logra en la suya.

J.M. Kerrigan interpretó a Johnnie Gallegher en la película.
 
Resultado de imagen de "j.m. kerrigan"

lunes, 4 de junio de 2018

Uno de entre diez

Este artículo periodístico nos lleva a encontrar en una nueva lista a Lo que el viento se llevó.
En este caso se habla de los 10 mejores o más famosos besos de la historia del cine, y no podía faltar Gone With the Wind.

En la colección encontramos momentos inolvidables, desde Duelo al Sol a La ventana indiscreta.

lunes, 28 de mayo de 2018

Fieles al tiempo

En agosto de 1939, en pleno rodaje de Gone With the Wind, confirmaban que se había seguido la norma de no utilizar objetos o vestidos datados en el siglo XX... con una excepción:

W.W. Ferguson, que trabajaba para la Selznick International Pictures, señaló, muy convencido: "The only things modern were the horses, but then a horse’s face hasn’t changed much in the past 75 years".
"Las únicas cosas modernas han sido los caballos, pero un rostro de caballo no ha cambiado demasiado en los últimos 75 años".

martes, 22 de mayo de 2018

A la cabeza de la lista de cien

No podía ser de otra manera: Escarlata O'Hara encabeza la lista de los cien más recordados personajes cinematográficos que ha llevado a cabo Fotogramas.

Eso sí, está muy bien acompañada, tanto por gente como por animales, protagonistas de historia antigua y narraciones contemporáneas inolvidables para los espectadores: Robin de los bosques, King Kong, el ciudadano Kane, Tarzán de los monos, Rick Blaine, Gilda, Dorothy... inician una relación centenaria.

martes, 15 de mayo de 2018

Lee Phelps, encargado del bar


Si en una película del Hollywood clásico hay una secuencia en un bar, garito, cafetería, salón del Oeste o similar, la probabilidad de encontrar a Lee Phelps detrás de la barra es muy grande; aunque en su carrera no faltaron los acostumbrados agentes de policía, dependientes, guardias de prisiones, detectives, empleados de juzgados, reporteros…, porque Phelps tiene una filmografía amplísima, le recordamos en labores hosteleras en Anna Christie, dando oportunidad a Greta Garbo de pronunciar su primera réplica en el sonoro, en The Public Enemy, The Champ, The Return of Frank James, The Philadelphia Story, California… y, por supuesto, en Lo que el viento se llevó, donde indica a Prissy que el capitán Butler está en el piso de arriba, justo encima del Red Horse Saloon en el que (suponemos) trabaja su personaje.

Lee Phelps vino al mundo el 15 de mayo de 1893 con el sonoro nombre de Napoleon Bonaparte Kukuck, poco apropiado para las marquesinas, por cierto. Tuvo su aprendizaje en las variedades y el teatro en la Costa Este antes de afincarse definitivamente en California y, desde 1917 hasta 1953, el año de su muerte, estuvo trabajando en el cine y la televisión, en multitud de papeles secundarios.

lunes, 7 de mayo de 2018

La belleza en lo imperfecto

Encontramos a Escarlata O'Hara en la lista que ha escogido la autora de este artículo como heroínas literarias dignas de ser recordadas.

Señala Madeleine Coyne que a veces se encuentra más belleza en las relaciones fallidas y las dificultades humanas que en los finales perfectos y felices, porque son hechos reales. En esas ficciones escogidas, se hallan ejemplos de esperanza, gracia y belleza a través del difícil recorrido por la vida. Cada una de esas protagonistas es trágica e imperfecta a su manera, pero a través de la historia de cada una, el lector puede encontrar una valiosa lección sobre la vida y el amor.

Anna Karenina, Sonya Marmeladov, Hester Prynne y Kristin Lavransdatter acompañan a Scarlett O'Hara en la lectura recomendada.

De la protagonista de Gone with the Wind señala Coyne que hay algo mágico a su alrededor. Se trata de un personaje complejo, pero también muy sencillo. Desea ser deseada, y es la mujer más difícil y decidida que se ha encontrado en una novela. No desea excusar o glorificar mucho de su comportamiento, pero no puede evitar sentir lástima por ella en ciertas ocasiones. Escarlata es completamente mimada como una niña, lo que hace las cosas más difíciles para ella cuando se enfrenta con problemas verdaderos durante la guerra. Al final su determinación constituye su mayor debilidad, pero también su mayor fuerza. Uno se pone de su parte cuando ella deja atrás su pasado y aprende como desprenderse de él.

Como escribió Margaret Mitchell, Escarlata se dio cuenta de que no podía seguir adelante con un cargamento de dolorosos recuerdos... Por lo tanto, no hay un final feliz en la novela, pero es mejor precisamente por ello. Escarlata consigue lo que pide, e incluso aunque no deje al lector completamente satisfecho, uno sabe que ella va a estar bien. "¡Después de todo, mañana será otro día!".

lunes, 30 de abril de 2018

Personajes (LII)


Los Fontaine eran una familia vecina de los O’Hara, residentes en la finca llamada Mimosa; son los más próximos a Tara y se les dedica bastante atención en la novela, pero no tienen ninguna relevancia en la adaptación cinematográfica.

Componen la familia el viejo doctor Fontaine y su esposa, la abuela Fontaine; su hijo, también médico y que fallecerá de disentería en Vicksburg, está casado con Jane, la joven señorita Fontaine, conocida cariñosamente como "Young Miss" (Señoritita, en la traducción). Son padres de Tony, Joe y Alex, todos morenos y con temperamento vivo y sanguinario, capaces de matar a cualquiera por una minucia.

Los dos médicos hacen sus visitas en el Condado; el mayor aconseja a Ellen que lo mejor para la reciente viuda Escarlata es un cambio de aires. Más tarde se une a la caballería del general Wheeler, y regresa a casa con un brazo amputado. Su opinión médica coincide con la del doctor Meade, de Atlanta: el parto ha debilitado demasiado a Melania y un segundo embarazo pondría en peligro su vida. El viejo doctor muere en abril de 1966, dos meses antes que Gerald O’Hara.

Joe Fontaine se casa con Sally Munroe y muere en Gettysburg, en julio de 1863.

Tony Fontaine, que le disparara un tiro a Brent Tarleton, regresa ileso de la guerra para intentar sacar de la pobreza a la hacienda. Escarlata, para atrapar a Frank Kennedy, le dice que su hermana Suellen va a casarse muy pronto con Tony, superchería que Frank no tarda en descubrir, pero para entonces ya no puede hacer nada.

En abril de 1866 Tony se presenta una noche tormentosa en casa de los Kennedy; ha matado a su antiguo capataz negro y a Jonas Wilkerson por las afrentas que han recibido las mujeres blancas y Sally Munroe, su cuñada, en particular. No tiene más remedio que huir de la justicia y se detiene en Atlanta para comer algo y pedir un caballo con el que ponerse a salvo en Texas. La ayuda que le presta el matrimonio, aunque no puede ser probada, les pone en el punto de mira del gobierno militar, y Escarlata llega a temer la confiscación de sus bienes.

Alex, que con su hermano Tony fue de los primeros del Condado en regresar de la guerra y llevar la noticia de la rendición a Tara, se puso a trabajar en Mimosa, a pesar de que antes de alistarse no había tenido nunca más trabajo que el de elegir corbata. No había formado parte del coro de cortejadores de Escarlata porque siempre había estado enamorado de Dimity Munroe, pero su orgullo no le permite casarse con ella: sabe que no dispone del dinero suficiente y prefiere esperar a conseguirlo. Pero, con Joe muerto y Tony exilado en Texas, es el único hombre que queda en Mimosa para acompañar a la viuda de Joe, y Alex se casa con su cuñada Sally para guardar las apariencias. Será también uno de los porteadores del féretro de Gerald.

La primera visita que Escarlata puede realizar a sus vecinos, gracias al caballo del desertor yanqui, es a Mimosa. Como la plantación estaba lejos de la carretera, el ejército de la Unión no había causado demasiados destrozos, aunque sólo quedaban cuatro esclavos; el resto había huido. Las tres mujeres estaban solas con el pequeño hijo de Joe, y llevaban luto por sus muertos en combate.

La abuela Fontaine, una venerable señora con licencia para eructar en público, interroga a Escarlata sobre la situación en Tara. Se alegra de que la casa haya quedado en pie, le dice que recoger el algodón ella misma no será ninguna humillación y, después de contarle un espeluznante episodio de su juventud, le advierte que es importante tener en la vida algo a lo que amar y algo a lo que temer.

Las mujeres Fontaine prestan a los de Tara las suficientes provisiones para sobrevivir en tanto las cosechas no maduren, con una generosidad que no espera retribución y que era característica de la convivencia vecinal sureña. La propia Sally avisa a todos de la vuelta de las tropas yanquis, dando tiempo a que Escarlata organice una operación de salvamento de víveres que les deja en mejor posición que a las Fontaine, que ven quemada el ala de madera de la casa y sólo pueden salvar el resto a base de emplearse a fondo con mantas y trapos mojados.

La abuela sufre un ataque al corazón debido al esfuerzo de apagar el fuego, pero ello no le impide asistir al funeral de Gerald O’Hara, a quien apreciaba por ser el marido de Ellen. Una hábil maniobra de Will Benteen evita que la abuela lance una previsible diatriba contra Suellen, que había precipitado la muerte de su padre, y la anciana mantiene otra larga conversación con Escarlata, en la que encuentra cualidades admirables y también defectos no tan perdonables según el código vigente, aunque la charla acaba por acercar a ambas mujeres.

En la película, la familia Fontaine queda representada de pasada por el actor Tom Seidel, a quien se denomina "Tony Fontaine" en la secuencia del comedor de Doce Robles.

martes, 24 de abril de 2018

Firma de Olivia de Havilland

En este artículo se nos cuenta cómo se obtuvo el autógrafo de Olivia de Havilland.
El autor relata que su hija volvió del colegio con el deber de escribir a alguien a quien admirara y probara su filosofía de vivir. Ya se había decidido por de Havilland, de quien era una fiel devota tras haber leído y visto Gone with the wind varias veces.

No tenía idea de cómo contactar con la estrella, porque el sistema internet no era accesible como lo es ahora, por ejemplo. Pero, buscando en los archivos del periódico en el que trabajaba, A.C. Snow descubrió la visita de de Havilland a un amigo, un sacerdote de New York.

Sin mucha esperanza, llamó al sacerdote y, para su sorpresa, se puso en contacto  con él y consiguió la dirección en París de la actriz.

Allí enviaron la carta de la pequeña, advirtiéndola, sin embargo, de la posibilidad de que no obtuviera respuesta.
Tres semanas pasaron y la joven ya había abandonado la esperanza de recibir una carta de Olivia de Havilland, pero llego un sobre...con remite de París: "Querida Katherine Victoria (¡qué nombre tan bonito!)", escribía de Havilland, explicando que el retraso en su respuesta se debía a que había estado fuera de su hogar un tiempo. "Me llena de alegría saber que Lo que el viento se llevó signifique tanto para ti y se haya convertido en una parte importante de tu vida", escribió. "Con respecto a la experiencia de trabajar en Gone with the Wind, fue maravillosamente feliz para mí. Estaba profundamente atraída por el carácter de Melanie, que tenía una rara sabiduría en el corazón, y buscaba cada día vivir su vida durante las horas de rodaje.
Además, supuse que Lo que el viento se llevó podría tener un destino poco habitual: que podía aguantar más del año o par de años al que estaban destinadas la mayor parte de las películas de aquella época. El pensamiento de ser parte de algo que iba a durar fue algo que me llenó, incluso me llenó de gran alegría. Amigos escribían desde Inglaterra que habían vuelto a estrenar  la película... ¿No era una profecía positiva, Katherine Victoria?"
La carta, enmarcada, cuelga en el dormitorio de la hija de A.C. Snow.


Read more here: http://www.newsobserver.com/living/liv-columns-blogs/ac-snow/article97610947.html#storylink=cpy

Read more here: http://www.newsobserver.com/living/liv-columns-blogs/ac-snow/article97610947.html#storylink=cpy

miércoles, 18 de abril de 2018

Un asunto con Leslie Howard

No podemos dejar de citar "Mi pecado", una obra sobre Conchita Montenegro, que fue amante de Leslie Howard y, al parecer, convenció a los británicos de intentar la neutralidad de España durante la Segunda Guerra Mundial.

Probablemente, en la inminente publicación que firma Javier Moro, no se hable de Lo que el viento se llevó, pero no dejará de ser una lectura interesante para cualquier amante del cine... y del cotilleo.

jueves, 12 de abril de 2018

La guerra civil... norteamericana

La producción de una nueva película basada en la lucha del Norte y el Sur estadounidenses en la segunda mitad del siglo XIX (la guerra civil, para entendernos más rápidamente), nos lleva a recordar un puñado de películas que trataron el mismo tema.

En la lista que nos propone Fotogramas no falta Gone With the Wind, pero también encontramos títulos dirigidos por John Ford, David W. Griffith, John Huston, Sam Peckinpah, Sergio Leone o Steven Spielberg.

viernes, 6 de abril de 2018

Harold Rosson, director de fotografía

Toda la ayuda era poca la noche del rodaje del “incendio de Atlanta”, y Selznick reunió una envidiable relación de profesionales, nombres casi todo señeros en sus especialidades, como el de Harold Rosson, que aportó su saber en la dirección de fotografía.

La MGM volvió a prestar sus servicios al yerno de Mayer, como había hecho un par de años atrás para The Garden of Allah. Era la primera película en Technicolor de la Selznick International… pero también iba a serlo para Hal Rosson, que se había mostrado atónito cuando Mayer le comunicó el traspaso temporal: no sabía nada sobre el nuevo sistema; pero tomó el encargo con la curiosidad del experimentador que llevan dentro todos los grandes directores de fotografía y decidió que iba a “controlar el color” y evitar que “el color me controlora a mí”. Cuando tuvo a su cargo la fotografía de The Wizard of Oz estaba claro que Rosson sabía tanto del color como el que más, como siguió demostrando a lo largo de los años hasta su retiro, con El Dorado.

Las fuentes no se ponen de acuerdo en el día de nacimiento de Harold Rosson, bien el 6 de abril o el 24 de agosto de 1895, pero si coinciden en atribuirle justamente el “look” de la MGM en sus años dorados. Falleció el 6 de septiembre de 1988.

Comenzó como actor en la Vitagraph y se unió a la Metro en 1914. Tras su estancia en la Paramount, en 1930 ya estaba en la MGM, donde permaneció 23 años. Luego prestó sus servicios en diferentes estudios.

Fue el tercer marido de Jean Harlow, a quien había fotografiado en Red Dust, Red-Headed Woman y Bombshell, tres magníficos ejemplos de su dominio del blanco y negro, como lo son The Docks of New York, Tarzan the Ape Man, Boom Town, Thirty Seconds Over Tokyo o The Asphalt Jungle. Excelentes también son sus contribuciones en la fotografía de Duel in the Sun, On the Town, Singin’ in the Rain o The Story of Three Loves.

lunes, 26 de marzo de 2018

Rima improvisada

Basta con buscar alguna palabra que rime con "testigo" para terminar una frase... que no tiene mucho que ver con Lo que el viento se llevó, pero nos prueba una vez más que la novela y la película se siguen usando en la actualidad.
Ver en https://www.facebook.com/humorcabron/photos/a.1026564587359502.1073741828.1026559720693322/1725865367429417/?type=3&theater
¿Alguna sugerencia? ¿Alguna propuesta con características similares?

lunes, 19 de marzo de 2018

Voces para recordar


Escarlata: Elsa Fábregas.

Rhett: Rafael Luis Calvo.

Melania: Elvira Jofre.

Ashley: Victor Ramirez.

Brent: Emilio Ruiz.

Mammy: Carmen Robles.

Sam: Felipe Peña.

Gerard O´Hara: Juan Algarra.

Ellen O´Hara: Mª Victoria Durá.

Suellen O´Hara: Carmen Brito.

Careen O´Hara: Carmen Contreras.

Prissy: Rosita Valero.

Jonas: Rafael Calvo Gutierrez.

Charles Hamilton: Fernando Ulloa.

lunes, 12 de marzo de 2018

Una amiga escritora

Margaret Mitchell, que firmó Lo que el viento se llevó, no se prodigó en las reuniones con otros escritores ni en las comidas con otro tipo de artistas, pero sí mantuvo correspondencia con la autora de Cordero en su seno, una novela fechada en 1933 y basada en hechos reales acaecidos en el Sur.

Caroline Miller vio como su novela era confundida con Gone With the Wind, lo que produjo el sonrojo de Mitchell, que le escribió:

“Your letter made me very happy indeed, for your book is undoubtedly the greatest book that ever came out of the South about Southern people, and it is my favorite book.”

("Su carta me ha puesto verdaderamente feliz, porque su libro es, indudablemente, el mejor libro salido del Sur sobre gente sureña, y es mi libro favorito.")

Miller indicó, años después, que Mitchell había hecho algo maravilloso para el Sur, y que ella no lo olvidaría nunca.

lunes, 5 de marzo de 2018

Un toque amarillo

En el episodio 13, "El color amarillo" (The Color Yellow), de la temporada 21 de Los Simpson, encontramos una nueva referencia a Lo que el viento se llevó, que se une así a las que ya hemos citado:

Una antepasada de la familia se muestra relacionada con un esclavo en plena época de la guerra civil.
El antepasado de Burns se ve amenazado con perder sus cojones, a los que puede decir “Gone with the wind”...

lunes, 26 de febrero de 2018

Mastodóntica, lujosa, irrepetible

Con esos tres adjetivos comienza la recomendación de Lo que el viento se llevó desde esta página.

No se puede negar que se trata de una crítica amigable y defensora de la cinta rodada en 1939, y que se recomiende su visión más pronto o más tarde, algo en lo que coincidimos...

martes, 20 de febrero de 2018

Personajes (LI)


Los Flaherty eran una familia con la que se trata Escarlata en sus primeros días de matrimonio con Rhett, cuando la sociedad de Atlanta le hace el vacío.
 
Los Flaherty habían comprado sal a centavo la libra en 1861 y hecho su fortuna cuando en 1863 el condimento llegó a valer cincuenta centavos la libra.

Bridget Flaherty, una pelirroja de aparente pureza y orgullo incomparable, había robado los ahorros de su padre para viajar a América. Sirvió de camarera en un hotel.

jueves, 15 de febrero de 2018

Título contra título

"Orgullo y Prejuicio" se llamó, en un principio, "Primeras impresiones"; "Matar a un ruiseñor" iba a denominarse "Áticcus", pero la autora, Harper Lee, decidió no optar por referirse en el título de su magnífica novela a un único personaje... y ya hemos visto cómo Margaret Mitchell optó por "Gone with the wind" en el lugar de "Mañana será otro día"... u otras referencias.
Este artículo nos ofrece una somera visión de un grupo de historias que tuvieron, antes de ser publicadas, un título muy diferente del que llegaron a las estanterías. Conocemos así los antecedentes de "Lolita", "1984", "Guerra y Paz", "El gran Gatsby"...

viernes, 9 de febrero de 2018

Gino Corrado, camarero en New Orleans


Camarero que sirve a los Butler en Nueva Orleans es la respuesta a una pregunta muy rebuscada: el único actor en común en Gone With The Wind, Ciudadano Kane y Casablanca.

Gino Corrado nació el 9 de febrero 1893 y falleció el 23 diciembre 1982. Se inició con Griffith, estuvo en la nómina de estudios grandes, pequeños e ínfimos, en largometrajes, cortos y seriales, a menudo luciendo un característico bigotito y explotando su origen italiano para serviciales camareros, barberos y papeles de mayor o menor entidad bajo diferentes nombres.
Gino Corrado
Cuando no tenía trabajo en el cine, no dudaba en servir mesas en la “vida real” hasta que volvía a surgir un papel y eso que los tuvo a cientos, desde Aramis en The Iron Mask, Flying Down to Rio, Magnificent Obsession, a este fugaz camarero de GWTW (Corrado puso él mismo la mesa donde Escarlata sacia parcialmente su apetito acumulado). El director confió en él para que los cubiertos estuvieran colocados “a la europea”).
Fue propietario de su propio restaurante, Gino’s, pero tuvo que cerrar por problemas financieros.

martes, 30 de enero de 2018

La novena... y la primera

Es un honor para Lo que el viento se llevó ocupar la novena y la primera posición entre las diez escenas más míticas del cine. Si se tiene en cuenta a sus compañeras, tan sólo entre estas escogidas de "la final", ya debe llenar de satisfacción a los aficionados al cine clásico.
Desde 2001: una odisea en el espacio a Apocalipsis Now, pasando por títulos como Blade Runner, El imperio contraataca, Centauros del desierto, Taxi Driver... y compartiendo el honor con la inmejorable Casablanca, es un placer recordar las secuencias inolvidables del séptimo arte.

lunes, 22 de enero de 2018

Dos referencias a la novela de Margaret Mitchell


En “Memorias (1931-1947)”, de Mercedes Formica, (Biblioteca de la memoria. Renacimiento. Sevilla, 2013), encontramos estas referencias a Lo que el viento se llevó:
Página 194: “Su madre había nacido en La Cónsula, bellísima residencia de Churriana, en cuya casa, de arquitectura neoclásica –tan parecida a la Tara de Lo que el viento se llevó-, Ernest Hemingway escribiría más tarde su famosa novela Muerte en la tarde.”
 
Página 346: “La víspera de su muerte en accidente aéreo, coincidí en una fiesta con el actor inglés Leslie Howard. Recuerdo su porte distinguido, su gesto sonriente, tan ajeno a lo que horas después le sucedería. El avión que lo conducía a Londres sería derribado.”

lunes, 15 de enero de 2018

Otro aniversario ventoso

A veces se nos pasan fechas que tienen su relativa importancia relacionadas con Lo que el viento se llevó. Pero, afortunadamente, siempre hay algún lugar que nos recuerda que, tal día o tal mes como el que vivimos, se relaciona con Gone With the Wind de una  u otra manera.

Es el caso de la ilustre revista Fotogramas, que nos recuerda en esta página la importancia de la película para la televisión española... que se estrenó en la pequeña pantalla en junio de 1986, en la única cadena que existía por aquel entonces.

En este pequeño homenaje se resumen algunas de las noticias relacionadas con la cinta que produjo... el "irlandés" David O'Selznick. Entre ellas, destacamos hoy la censura que retrasó la llegada al cine español de la obra que firma Victor Fleming, cubierta por la contumaz lascivia del personaje que encarnaba Vivien Leigh, y que todas las cadenas que emiten en España han pasado las aventuras de Escarlata y Rhett... excepto Tele5...

lunes, 8 de enero de 2018

Lista de bajas (XL)

En el 2001 perdimos, que nos conste, a estas personas relacionadas con Lo que el viento se llevó.

John Albright, 88 (extra) Neumonía

Philip Trent, 94. (En Doce Robles, y luego en escaleras Tara)

George H. Smith, (Extra en heridos estación, creador de la colecciónGeorgetown)

Katharine Snell, 85. (Extra)

lunes, 1 de enero de 2018

La reina de la taquilla

Entre las singulares excentricidades que recoge este artículo sobre el cine no podía faltar una relacionada con Lo que el viento se llevó.

Aunque no tiene nada que ver con depilaciones, fumaderas, robo de coches, alcoholismo, adelgazamiento, peinados... sí se nos habla de la recaudación de Gone With the Wind, que la sitúa al frente de las películas estrenadas hasta este momento.
Los 400 millones de dólares que recogió en su tiempo se convierten a día de hoy en 3.500 millones de dólares, una cifra que persigue el resto de las cintas...

Viento-llevo

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.