lunes, 19 de junio de 2017

Personajes (XLII)

La señora Elsing es otro de los “pilares de Atlanta”, mujeres de edad que llevaban las riendas de los asuntos sociales de la ciudad, como las señoras Merriwether y Whiting; más joven que esta última, sutil y frágil, la señora Elsing había sido de joven una belleza y aún conservaba su elegancia de antaño, sin dejar de ser imperiosa e inflexible mientras usaba su voz dulce y apagada para chismorrear a diestro y siniestro.

Es una de las organizadoras del bazar de caridad, a cuya decoración aporta sus famosas plantas de caucho, y visita la casa de Pitty para rogarles a ella y a Melania que acudan a ayudar.

Es la anfitriona de la reunión musical en beneficio de los convalecientes en la que Escarlata luce sus dotes interpretativas y Rhett ahonda el desagrado que produce en la sociedad de Atlanta debido a sus dudosas actividades y comentarios impertinentes. La señora Elsing nunca apreció demasiado a Butler, y mucho menos a Belle Watling, a quien despide con cajas destempladas cuando la “madame” acude al hospital para servir a la Causa como enfermera.

La señora Elsing permanece en Atlanta hasta los últimos momentos del asedio. Escarlata no logra que abandone el hospital para ayudar en el parto de Melania, y la ve saquear los almacenes que el ejército ha puesto a disposición de los ciudadanos.

Al terminar la guerra los Elsing reconstruyen su maltrecha casa y, para sobrevivir, acogen a algunos amigos como “invitados de pago” y organizan una gran fiesta para la boda de Fanny, pero dejan a deber ciertas cantidades en la tienda de Frank, que Escarlata se encargará de cobrar a costa de ganarse el enfado de la señora Elsing.

Rhett conseguirá las simpatías de la señora Elsing con su donativo para las Tumbas de los Gloriosos muertos, una vez que Melania le haya defendido en una reunión de señoras en la que estuvieron a punto de romperse las relaciones entre ambas.

Por último, la señora Elsing será testigo de segunda fila en la escena comprometida entre Ashley y Escarlata en el almacén de maderas, y cotilleará lo suyo a pesar de no haber visto nada.

Hugh Elsing, su hijo, antiguo estudiante de Derecho, sufre dos heridas en la guerra y se distingue por su valor, pero a su término tiene que dedicarse a vender madera de puerta en puerta. Era un joven delicado, con un rizo de pelo castaño que le caía sobre la frente y manos finas, totalmente inútiles para el trabajo manual. Tommy Wellburn, su cuñado, se lo recomienda a Escarlata cuando ella busca a alguien que se ocupe de una de sus serrerías, pero Hugh resulta ser bastante incompetente, aunque no tanto como lo será Ashley.

Como a una buena porción de hombres de Atlanta, Rhett lo salva de la horca con su estratagema de hacerles pasar por la casa de Belle Watling después de la incursión del Klan. Hugh acompaña a Ashley en la fingida borrachera cuando llegan a casa de los Wilkes, y es detenido por el capitán.

Las secuencias de la señora Elsing fueron suprimidas de la versión final de la película; había sido interpretada por la actriz Mary Young. A Bruce Lane se le adjudicó el papel de Hugh.

martes, 13 de junio de 2017

El viento trajo los muertos

Aburridos por el manejo de los carretes de la película Lo que el viento se llevó, los proyeccionistas del Savoy de Northampton se dejaron una sin poner durante una sesión de 1942 (en plena Segunda Guerra Mundial). El mánager de la sala descubrió que la película duraba menos de lo habitual, y los encargados se vieron obligados a poner la cinta perdida... fuera de su orden natural, con lo que

"Characters that had been slaughtered in the Battle of Gettysburg were suddenly reincarnated and to the unsuspecting audience it must have seemed a confused mess.”

("Personajes que habían sido destrozados en la batalla de Gettysburg se reencarnaban sorpresivamente y para el público que no se lo esperaba debió de parecer una realidad confusa.")

lunes, 5 de junio de 2017

Antología del trabajo de Clark Gable

Todas las Películas de Clark Gable

Este libro, Todas las películas de Clark Gable, nos ofrece un paseo por la filmografía de El Rey.

No es un libro exhaustivo, pero sí completo en lo que se refiere a un primer acercamiento a la vida del actor de Lo que el viento se llevó y una mirada a su trabajo, junto con pequeñas referencias a los técnicos y actores de sus películas y más breves, todavía, críticas de las mismas. Una de sus atracciones es el contenido fotográfico, que incluye las cintas mudas y llega hasta Vidas rebeldes.

jueves, 1 de junio de 2017

Cinco caballeros entre los que escoger

Un diario hindú recoge una lista de cinco personajes "fabulosos" que podemos encontrar en la literatura y en las pantallas.

Todos ellos tienen un origen femenino en la pluma que los creó, y Laurence Olivier es el que más veces los ha interpretado en el cine: Darcy, de Orgullo y Prejuicio, Heathcliff, de Cumbres Borrascosas y Max de Winter, de Rebecca. A la lista se añade a Orson Welles, de Jane Eyre.

La relación incluye a un tal Rhett Butler, interpretado por Clark Gable en la versión cinematográfica de la novela de Margaret Mitchell Gone with the Wind.

lunes, 22 de mayo de 2017

Una cosecha de películas

Hace unos días nos dimos un paseo por Bruselas... donde, en plena calle, nos encontramos con una referencia a Gone With the Wind que queremos compartir con vosotros.
Y no, no es que deseemos repartir las calorías de los bombones de los que ya hemos hablado, dedicados a Lo que el viento se llevó...

miércoles, 17 de mayo de 2017

El destino de Scarlett y Rhett

Una carta de 1948 firmada por Margaret Mitchell revela su punto de vista sobre el futuro de la pareja que se separaba en las últimas páginas de Lo que el viento se llevó.

La autora de la novela afirmaba que las vidas de sus personajes terminaban en el último párrafo y para ella su destino era tan inescrutable como para el lector.

Casi nos parece un ligero tirón a las orejas del autor de una secuela de Gone With the Wind (empezando por ella misma).

martes, 9 de mayo de 2017

Encuestas, listas y premios

Echemos una ligera mirada a eso de las clasificaciones y galardones variados que va acumulando Gone With the Wind:

Lo que el viento se llevó fue considerada la mejor novela de 1936 por la Asociación Americana de Libreros.

En 1937 logró el premio Pulitzer.

En diciembre de 1939, Vivien Leigh fue considera la mejor actriz del año, y Fleming el tercero de los directores por la Asociación de Críticos Cinematográficos de Nueva York.

La Medalla de Oro de la revista Photoplay, uno de los premios con más solera en el ámbito del Séptimo Arte, correspondió en 1939 a Selznick, como responsable de la mejor película del año, según la votación del público.

El American Film Institute (Instituto de Cine Americano) consultó en 1977 a sus 35.000 miembros para confeccionar una lista de las 10 mejores películas norteamericanas. Lo que el viento se llevó estaba a la cabeza, seguida de Citizen Kane (Ciudadano Kane, O. Welles, 41) y Casablanca (Casablanca, M. Curtiz, 42).

El British Film Institute (Instituto de Cine Británico) efectuó en 1983, al cumplir 30 años, su tradicional estudio que reflejaba la opinión de centenares de críticos de todo el mundo para confeccionar una lista de las mejores películas de todos los tiempos. El primer puesto lo ocupaba Casablanca (Casablanca, M. Curtiz, 42). Lo que el viento se llevó estaba situada en 8º lugar.

John Kobal, en su libro Las 100 Mejores películas (1988), recogió la opinión de 80 cineastas para elaborar una clasificación que encabeza Citizen Kane (Ciudadano Kane, O. Welles, 41). Lo que el viento se llevó queda situada en el puesto 37.

La revista española de cine Fotogramas & Video pidió, en noviembre de 1995, el voto de los críticos especializados y los lectores para seleccionar las 100 mejores películas de la historia del cine. Entre las películas escogidas por los profesionales de la crítica, clasificadas por años, figura Lo que el viento se llevó, en la grata compañía de Only Angels Have Wings (Sólo los ángeles tienen alas, H. Hawks) y La règle du Jeu (La regla del juego, J. Renoir). El número de enero de 1996 ofrece la opinión de los lectores: Lo que el viento se llevó encabeza la lista absoluta.

A principios de 1998 Lo que el viento se llevó ocupaba la vigesimosegunda posición en la lista de las películas más taquilleras de la historia, la primera si se ajustaban los precios de 1939 a los de 60 años después.

El AFI realizó una nueva encuesta en 1998; en esta ocasión se trataba de elegir las 100 mejores películas de los últimos 100 años. GWTW ocupó una honrosa 4ª posición, detrás de Citizen Kane (Ciudadano Kane, O. Welles, 41), Casablanca (Casablanca, M. Curtiz, 42) y The Godfather (El padrino, F.F. Coppola, 72)

lunes, 1 de mayo de 2017

Visto y revisto

Gracias al invento del vídeo y del DVD y su botón de "play", es mayoritaria la repetición del visionado de una película que te ha conquistado, sin tener que esperar a que lo permita una sala de cine donde se ha asistido al estreno.

Se diría que "esas películas normalitas, mediocres o directamente horribles que no podemos dejar de ver. Y luego están aquellas otras de las que no conseguimos escapar por razones cinematográficas, claro, pero también sentimentales. El corazón del peliculero tiene razones que la razón no entiende."

Así, este artículo de La Voz de Galicia sirve de recogida de las películas que han atraído a un puñado de espectadores famosos, y, entre esos largometrajes no falta Gone With the Wind. Se cita también Paris, Texas, Los jueves, milagro, La princesa prometida o La fiera de mi niña.

martes, 25 de abril de 2017

Personajes (XL)


Elijah es uno de los esclavos de Tara al que Escarlata encuentra cuando sale del hospital, junto a Big Sam, Apostle y Prophet. El ejército requería a los esclavos más fuertes para construir trincheras alrededor de Atlanta.

En la película, Elijah (interpretado por Zack Williams) es también el esclavo que se adelanta a gritar “¡Dad de mano!” al término de las labores del día, y Big Sam le reprocha que haya usurpado uno de sus privilegios como capataz.
https://www.findagrave.com/cgi-bin/fg.cgi?page=pv&GRid=78357281&PIpi=50062548

miércoles, 19 de abril de 2017

Cartel entre carteles

Otro listado que toca Lo que el viento se llevó. En este caso se nos ofrece una relación de carteles inolvidables de películas no menos olvidables de la historia del cine, desde El gabinete del doctor Caligari a Pulp Fiction, sin olvidar referencias a obras como E.T., El exorcista o King Kong.

Se hace mención del primer cartel anunciador de Gone With the Wind, que fue desplazado de la imagen popular por el que se señala en este artículo y que, dicen ha sido olvidado por el público en favor de la versión de los años 60:

martes, 11 de abril de 2017

Lectura con perspectiva secular

El libro 100 clásicos del cine del siglo XX, coordinado pr Jürgen Müller, nos ofrece una visión sobre el cine del siglo pasado, escogiendo un centenar de títulos muy recomendables y casi imprescindibles para conocer cómo transcurrió el séptimo arte durante su segundo ciclo de vida.

En la relación de las películas que nos lleva por ese recorrido no podía faltar Lo que el viento se llevó, que corresponde al año 1939 y está citada por Philipp Bühler, un berlinés nacido en 1971 y que se dedica a escribir sobre el cine en diferentes medios.

En este libro se nos lleva desde El nacimiento de una nación (1915) a Tigre y dragón (2000), pasando por Sopa de ganso, Solo ante el peligro, Pierrot el loco, El Padrino, Fanny y Alexander, Forrest Gump, Todo sobre mi madre... todas ellas películas imperecederas de las que se nos ofrecen fotos inolvidables y un texto no muy abigarrado que nos describe el argumento y sus principales valores artísticos y/o sociales.

martes, 4 de abril de 2017

24 películas para 25 intérpretes

En agosto de 2015 la revista TheChive publicaba una lista de las 25 películas preferidas por 25 actores y actrices de las primeras filas.

Así conocemos la opinión de Christian Bale, Cameron Diaz, Mark Walhberg, Morgan Freeman, Natalie Portman, Robert DeNiro, Brad Pitt, Harrison Ford... hasta que la lista comienza con la opinión de la película favorita de Vin Diesel: Lo que el viento se llevó.

La película que firma Victor Fleming es casi (El Mago de Oz, que se cita dos veces) la más antigua de la lista que proclaman estas estrellas.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Efectos visuales especiales


La categoría de efectos visuales especiales es un departamento dirigido por Jack Cosgrove, que fue propuesto para un premio de la Academia.
 
Desde un principio Selznick tuvo la idea de que gran parte de la espectacularidad de GWTW residiría en el uso de los “trucos” y calculó que harían falta casi un centenar de tomas de esta clase, que mediante el uso de pinturas, tomas a través de cristal, dobles exposiciones, proceso de fondos... hacían posible cualquier cosa.

Irónicamente, los efectos visuales de GWTW son quizás la parte que peor ha envejecido de la película, aunque no por ello dejen de poseer su encanto. Selznick se lamentaría más tarde de no haber rodado más en exteriores, y Kern tuvo que resignarse a incluir en el montaje final algunas tomas que hubieran necesitado unos retoques o ser realizadas de nuevo, pero la carrera contrarreloj para estrenar en la fecha anunciada les impidió hacerlo.

Nada de esto desmerece, sin embargo, el trabajo del experto Cosgrove. Sus armas principales incluían el uso de miniaturas, “back projections” (tras los actores se proyecta una imagen sobre la parte posterior de una pantalla), “matte paintings” (sobre una lámina de vidrio se pinta un decorado que luego se inserta en la imagen real), “matte shots” (unión del matte painting y la acción real en el mismo momento del rodaje)... Veamos algunos ejemplos:

La fachada y porche de Doce Robles se pintaron y filmaron sobre la pared delantera del Estudio 11, de modo que la cámara pudiera seguir la entrada de Escarlata en el vestíbulo, construido dentro del estudio.

En el famoso travelling hacia atrás con las siluetas de Escarlata y su padre mirando hacia Tara, tras la que se pone el sol, se usaron dos matte paintings de la casa y el cielo, la silueta en blanco y negro de los dos personajes filmada aparte, y un tercer matte painting del árbol. El problema surgió al querer unir las cuatro piezas. Cosgrove se volvió loco intentando encontrar las distancias adecuadas entre cada plano para que la perspectiva fuera correcta. Por fin, Klune llamó al departamento de matemáticas de UCLA y por medio de enormes cálculos, le proporcionaron las cifras. El proceso se realiza hoy por ordenador. El paseo de padre e hija se rodó en el Reuss Ranch, en Malibu Lake, California.

En los planos de Doce Robles en ruinas, parte del suelo, de las escaleras y las paredes derrumbadas se construyeron a tamaño real, mientras que la parte superior de la escalera y las paredes se fotografiaron usando una miniatura del decorado colgada varios pies delante de la cámara, encajando con la perspectiva del decorado a tamaño real.

En la llegada de las tropas a la estación en Navidad, Cosgrove puso el cielo y la niebla y el humo de la locomotora (de nombre "Swiftsure").

En la secuencia de la “lista de bajas” Cosgrove rodó en primer lugar a los doscientos extras disponibles a un lado de la línea formada por unos carros; luego se cambiaron de vestuario y de lado y se volvió a rodar. Mediante la técnica de “pantalla partida” las dos tomas se unen en un solo plano.

Cuando Escarlata detiene a un soldado a caballo para que le informe de la situación de la ciudad, hay una combinación del decorado construido en el estudio con un matte painting de la vista de la ciudad hecho según las indicaciones de W. Kurtz.

Para mostrar el viaje de Escarlata a través de los campos desolados se combinó la carreta rodada en el estudio con el paisaje y las nubes pintadas por Cosgrove; el arco iris, que se mueve un poco, es una transparencia.

En varios planos de las calles de Atlanta durante el fuego se iluminó el decorado con focos de luz naranja y humo; el fondo con el fuego sobre los edificios fue añadido por Cosgrove, mediante tomas proyectadas en una pantalla pequeña colocada detrás de la escena en primer término, en la que proyectó el metraje de la calle de Atlanta. Luego se fotografiaron las dos pantallas con una cámara de Technicolor especial.

El campo de batalla desolado combina cinco tomas separadas: la carreta; el humo negro; el primer término y el lado izquierdo del plano, con los soldados muertos, es una pintura de Cosgrove; una miniatura de la carreta derribada; y otra pintura para el cielo.

El carro con Escarlata y Prissy pasando al lado de un edificio quemado se compone de 3 tomas separadas: el edificio, el cielo y parte del primer plano son pinturas de Cosgrove; el agua y la carreta son reales, rodados por separado y unidos después.

Cosgrove no se encargó del montaje de las tropas de Sherman marchando por Georgia que abre la segunda mitad. Hal Kern tomó metraje de batallas no usado, algunos efectos de fuego y algunos dibujos de Menzies y los llevó al departamento de efectos especiales de la MGM, donde Peter Ballbusch los combinó.

La casa de los Butler en Atlanta es realmente la entrada del estudio Selznick International combinada con pinturas.

El barco de la luna de miel es una miniatura filmada sobre metraje que pertenece a The Adventures of Tom Sawyer (Las aventuras de Tom Sawyer, N. Taurog, 38).

jueves, 23 de marzo de 2017

Más música traída con el viento

Hace unos meses se estrenó en Corea del Sur una versión teatral de Lo que el viento se llevó, repleta de música.

Nos cuenta el artículo que la historia ideada por Margaret Mitchell fue llevada al escenario sin la colaboración de grandes estrellas del musical, pero con un calibre de dos horas y media de espectáculo fiel al original.

Kim Ji-woo interpretaba a Escarlata, Shin Sung-woo a Rhett y Jung Sang-yoon a Ashley. Parecía que la falta de química sensual entre el trío protagonista producía un espectáculo que carecía de narrativa de amor y guerra, base del trabajo de Mitchell, pero Kim consiguió poco a poco un retrato más maduro de la señorita O'Hara que mantuvo unido al show y merecedor del aplauso del público.

viernes, 17 de marzo de 2017

Alfred Newman, compositor

La Selznick International Pictures contó con un compositor de lujo para acompañar a la imagen de la productora al comienzo de las películas: Alfred Newman aportó las ocho campanadas y la fanfarria de siete notas que oímos también en Lo que el viento se llevó, sobre los fotogramas de la fachada del estudio y el letrero donde se lee el nombre del joven estudio y, aunque no colaboró en GWTW, si firmó la partitura de The Prisoner of Zenda para Selznick.



Newman, que nació el 17 de marzo de 1901, fue un niño prodigio y un pródigo compositor de bandas sonoras, además de compositor de canciones, arreglista y director musical en el cine y en el teatro (dirigió obras de Gershwin, Kern, Rogers y Hart…).
 
Entró en el cine acompañando a Irving Berlin a principios de los años 30 y trabajó para varios estudios durante la década hasta convertirse en director musical de la Twentieth Century Fox en 1940 (suya es la conocidísima fanfarria que ha llegado a identificarse tanto o más con el cine en general que con la propia productora).
 
Ya en los años 60, libre de su contrato con el estudio, siguió ofreciendo sus servicios a las productoras y cerró su carrera el mismo año de su muerte (17 de febrero de 1970) con la banda sonora de Airport (Aeropuerto), donde aún están presentes sus características sinfónicas, pero en la que Newman había incluido referencias jazzísticas que recordaban que el veterano compositor no había perdido nunca el contacto con la música popular.

Alfred Newman cosechó 83 candidaturas a los Premios de la Academia, fue candidato 20 años consecutivos al Oscar y lo consiguió en nueve ocasiones; con su hermanos Emil y Lionel, también compositores, ha legado no sólo su música sino también su talento a la siguiente generación de la familia, pues al menos 3 de sus hijos, su sobrino, Randy, y su sobrino nieto Joey han seguido sus pasos. Newman puede ser llamado sin rubor “Alfredo el Grande”; basta con recordar algunas de sus obras más conocidas para constatar su brillantez y valía: Gunga Din (1939), Wuthering Heights (Cumbres borrascosas, 1939), How Green Was My Valley (¡Qué verde era mi valle!, 1941), The Black Swan (El cisne negro, 1942), Leave Her to Heaven (Que el cielo la juzgue, 1945), Captain from Castile (El capitán de Castilla, 1947), All About Eve (Eva al desnudo, 1950), Love is a Many Splendorous Thing (La colina del adiós, 1955), How the West Was Won (La conquista del oeste, 1962), The Greatest Story Ever Told (La historia más grande jamás contada, 1965)…

jueves, 9 de marzo de 2017

Una moda imborrable

No podía faltar en este artículo la mención a Gone With the Wind.

Al hablar de modas y de la influencia del cine en el vestir de una parte del público, no se puede ignorar el trabajo de los autores del vestuario de Lo que el viento se llevó, y así la película para la que diseñó modelos Walter Plunkett aparece en esta lista de "momentos icónicos" de varias cintas, desde Desayuno con diamantes hasta Instinto Básico.


miércoles, 1 de marzo de 2017

Personajes (XXXIX)


Dean es el médico de Atlanta que atiende a Ashley, herido en la incursión del Klan.

En la novela, el doctor Meade, también envuelto en el mismo incidente, se refugia en su hogar y es Hugh Elsing el que acompaña a Rhett y a Ashley en la fingida borrachera que esconde la herida de este último a los yanquis que montan guardia ante la casa y que contribuye a forjar la coartada que los librará de un castigo seguro.

En la película, es el doctor Meade el que finge una alegre ebriedad y luego atiende al herido.

domingo, 26 de febrero de 2017

No olvidemos a Hattie

Esta tarde-noche se entregan los Oscar, los premios de la Academia de Hollywood correspondientes al año 2016.

Han pasado 77 años desde que Lo que el viento se llevó tuvo sus horas de gala y cuando Hattie McDaniel se convirtió en el primer ser de raza negra en obtener una de estas estatuillas como actriz (de reparto, en este caso).

Aquí tenemos un breve repaso a los años de entrega, con una cita a Gone with the Wind:


https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=ely3pg406cc

También la encontramos encabezando este artículo de Fotogramas, aunque sea con la compañía de O'Selznick, ese famoso irlandés...

Y también está en el recuerdo de Mo'nique del mismo artículo.

lunes, 20 de febrero de 2017

Beber con el viento

Afirma el autor de este artículo que hay una firme unión entre varias bebidas y unas correspondientes series de tv y películas. Su teoría se puede comprobar en el libro Gone With the Gin: Cocktails with a Hollywood Twist.

Tim Federle toma el título de su obra de Gone With the Wind (sustituyendo el Wind (viento) por Gin (ginebra)), y dedica un capítulo a la novela de Margaret Mitchell.

La receta dedicada a Lo que el viento se llevó incluye 2 chiles jalapeños, medio melocotón, 2 ramitas de romero, 3/4 onzas de azúcar, 1 y1/2 onza de ginebra, 1/2 onza de Campari, 1/2 onza de zumo de limón y agua carbonada (soda).


Gone with the Gin

martes, 14 de febrero de 2017

Dedicatoria de Gone With the Wind

“To J.R.M.” (Para J.R.M.): John Robert Marsh, segundo esposo de Margaret Mitchell, la única persona que sabía con certeza que existía el manuscrito antes de que Latham se interesara por la novela; no leyó Lo que el viento se llevó en su totalidad hasta que fue aceptado por la editorial.

Marsh le había sugerido a su esposa que escribiera para paliar el aburrimiento que la invadió al tener que aminorar su vida social a causa de su salud quebrantada, y después de que Margaret hubiera leído "todos los libros de la biblioteca" que él le había llevado.

lunes, 6 de febrero de 2017

Lágrimas que no se llevó el viento

Hace unos meses Fotogramas nos regalaba una colección de películas lacrimógenas, en la que no falta Lo que el viento se llevó.

Gone with the wind te produce varias impresiones, y las lágrimas no faltan en la relación de los O'Hara (Escarlata sobre todo) con los Wilkes, los Hamilton, los Kennedy... y los Butler.

No falta en la relación el cine moderno, con películas como Criadas y señoras, Brokeback Mountain o Titanic, y largometrajes ya con su edad, como Matar a un ruiseñor, Love Story, o ¡Qué bello es vivir!...

miércoles, 1 de febrero de 2017

Leyendo sobre la leyenda


kubrick en la luna y otras leyendas urbanas del cine-hector sanchez moro-9788416544240


En Kubrick en la Luna y otras leyendas urbanas del cine los relatos que firma Héctor Sánchez y que ilustra David Sánchez nos llevan por una serie de historias curiosas que ha creado el Séptimo Arte, y que pueden ser realidad o no.

Entre famosas anécdotas de todos conocidas, como el amor que existía entre las amigas Davis y Crawford, la ganadora (o no) de un Oscar llamada Marisa Tomei o lo que suponía verse imitado en cada esquina que sufrió Charles Chaplin, destacamos el capítulo dedicado a Lo que el viento se llevó y que versa sobre los hipotéticos problemas en la relación de Gable y Cukor y que llevó al despido del director.

Clark Gable, un paseo por la acera de enfrente, que es como se titula el apartado, nos muestra el desacuerdo que creció entre ambos, basado quizás en el encuentro sexual que había tenido el actor con William Haines unos años atrás. Las cosas no mejoraron en absoluto cuando empezó el rodaje, y Selznick se vió obligado a cambiar de director de Gone With the Wind...

lunes, 23 de enero de 2017

Visita a la leyenda

Si nos pasamos por El apartamento en París y recorremos esa entrada, nos encontraremos una vez más con el espíritu de Vivien Leigh para alcanzar el papel de Escarlata O'Hara en Lo que el viento se llevó.

Nunca viene mal recordar aquellos detalles, verdaderos o difuminados por la fantasía, que colocan a la actriz inglesa en el papel soñado aquella temporada, el de una insigne señorita sureña.

El dibujo de Vivien Leigh hecho por la mano maestra de la directora de este blog nos hace olvidarnos de la costumbre que tiene de denominar a la Leigh con su nombre propio, terminando el elegido Vivien con la santa que la bautizó, Vivian, o convertir a los Selznick, siempre orgullosos judíos americanos, en irlandeses con la colocación de un apóstrofe allí donde debe ir un punto...

lunes, 16 de enero de 2017

Personajes (XXXVIII)

Los Deal eran nuevos amigos de Escarlata, ahora señora Butler.

Durante la guerra vendieron zapatos de cartón a las tropas confederadas. Se vieron obligados a huir a Europa, perseguidos por los patriotas que odiaban a los especuladores.

No aparecen como tales en la película Gone With the Wind.

martes, 10 de enero de 2017

Un interesante museo

"¿Sobreviviremos a esto?", nos preguntaremos en algún momento de nuestra vida. "Lo que el viento se llevó nos da la esperanza, la esperanza por el mañana".

Así se expresa Bobbie Hardy, la responsable del museo dedicado a Gone with the wind en Jefferson, Texas. Una conferencia de Herb Bridges en Atlanta la fascinó sobre la obra de Margaret Mitchell y, ya de vuelta a su hogar, comenzó a recopilar cosas sobre la novela y la película, que decidió colocar en lo que se convirtió en el Scarlett O'Hardy Gone With the Wind Museum.

Posters de la película en diferentes idiomas, como varias revistas y libros, reproducción de vestuario, puzzles, figurinas del reparto... recorren los 80 años de vida en un museo recomendable que lleva abierto desde la década de 1990.

martes, 3 de enero de 2017

La última será la primera

No nos cabe ninguna duda de que, al hablar hoy de Lo que el viento se llevó, se cite a Vivien Leigh como cabeza del reparto, pero ese hecho no sucedía en las primeras semanas en que la película producida por Selznick llegó a las pantallas, allá a finales de 1939.


En el cartel original de la película, el nombre de Clark Gable aparecía en primer lugar, seguido de Leslie Howard y Olivia de Havilland “y la presentación de Vivien Leigh”. Meses después del estreno, Vivien Leigh fue “ascendida” al segundo lugar.

 
 
Extra Large Movie Poster Image for Gone With the Wind (#9 of 9)

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.