lunes, 19 de noviembre de 2012

Impresión en un escritor

La longitud de Lo que el viento se llevó, nada habitual en las películas de hace 70 años, y también las variadas peripecias de sus protagonistas a lo largo de 12 años, han dado pie a una buena porción de anécdotas.

Han sido muchos los espectadores no prevenidos que han abandonado la sala felices y contentos justo después de que Escarlata, de vuelta en Tara tras muchas penurias, anuncie por primera vez que no va a pasar hambre jamás... es decir, que se han perdido la mitad de la película.

Y ha habido otros, como el escritor P.G. Wodehouse, que perdió su habitual sentido del humor cuando vio que, después de que Rhett llevara escaleras arriba a Escarlata, lo que le parecía el final, "comenzaba una historia totalmente distinta". El creador de Bertie Wooster y Jeeves se levantó indignado para no volver a su asiento.

2 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

Bueno...Se lo pierde
-----
Hermano. Te dejé una pregunta en la entrada LA HERENCIA DE MARGARETH. Mo tengo idea de por qué no la has respondido todavía. A veces llego a pensar que no lees los comentarios de tus seguidores...Al menos de este servidor...Desconozco...

caveat emptorium dijo...

Hola, Alí,
No sé si tú lo verás o sufres algún problema técnico, pero sí que está mi desbarre en forma de comentario en esa entrada.
No tiene mayor importancia, pues simplemente hago referencia a una "posible heredera" de los Butler...
Saludos

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.