lunes, 24 de agosto de 2009

Gable se rinde a Rhett Butler

El 24 de agosto de 1938 Gable estampaba su firma en el contrato para interpretar a Rhett Butler en Lo que el viento se llevó.

Clark había estado a la cabeza de la lista de candidatos desde el principio y, aunque la batalla no fue tan encarnizada como la que se organizó para obtener el papel de Escarlata, sí tuvo sus obstáculos. El primero, que Gable no se creía capaz de encarnar al personaje creado por Margaret Mitchell de la manera adecuada o de satisfacer las expectativas de los miles de lectores que le aclamaban como el único Rhett posible.

Selznick tanteó diversas opciones mientras Gable se hacía a la idea de que estaba destinado a perseguir a Escarlata durante doce años y el productor buscaba la mejor manera de que la Metro le prestara a su estrella en términos no demasiado humillantes para su estudio.

La negociación fue larga, pues había que engatusar al actor y no ceder la película a Louis B. Mayer a cambio de los servicios del que era el Butler ideal para muchos. Por cierto, que no lo era para la escritora, por mucho que la prensa se tomara como artículo de fe la falacia de que Mitchell había concebido el principal personaje masculino de Gone With the Wind pensando en Clark Gable.

Cuando Margaret se sentó ante su máquina de escribir en 1926, Clark Gable no era “Clark Gable”: “Hollywood no había oído hablar de mí y estoy seguro de que la señorita Mitchell no estaba interesada en un oscuro trabajador de los campos de petróleo de Oklahoma, que era lo que era yo entonces”, aseveró Clark, con lógica aplastante, recordando uno de sus múltiples trabajos antes de dedicarse por completo a la actuación.

Aunque había pasado por la meca del cine en 1924 y obtuvo unos cuantos papeles de extra, no fue hasta finales de 1930 cuando firmó con la MGM, y en 1931, con doce películas, Gable pasó de desconocido a estrella. Puede decirse que buena parte de GWTW ya estaba escrita para entonces, y aún faltaba un par de años para que Clark hiciera suyas las características que en la imaginación popular tanto le hacían parecerse a Butler.

El acuerdo al que se llegó solo unas semanas antes de este día de 1938 estipulaba que el actor recibiría 4.500 doláres a la semana más una bonificación de 50.000 dólares a la firma del contrato, de la que Selznick tenía que pagar la tercera parte.

2 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

Es un honor tenerte entre los blogs que sigo, pues todo lo que se refiera a LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ es de mi particular interés.

Gracias por proveerme de material para el post más largo que he hecho, y de paso, el primero con sonido incorporado.

Todavía no voy a poder comentar tus palabras en mi post, pero te adelanto que ignoraba las palabras de Frank Capra...¡Ahora me dan ganas de editarla en la Entrada!

caveat emptorium dijo...

A Capra lo que es de Capra... la cita es "There are actresses and actresses — then there is Hepburn" ;-)

En "Viento Escarlata" también celebramos jubilosamente las pequeñas hazañas técnicas que incorporamos de vez en cuando. Poco a poco se nos va quitando el miedo a trastear con los "gadgets" y la plantilla...brrr... ;-) Menos mal que hay gente muy mañosa por ahí que nos saca de los apuros ¿verdad?

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.