lunes, 10 de noviembre de 2008

La respuesta está en el viento

Hace un par de días mencionábamos que una de las preguntas con las que completos desconocidos asaltaban a Margaret Mitchell era la cuestión del futuro de los señores Butler.

El final, uno de los mayores atractivos de Lo que el viento se llevó, dejaba abierta la puerta a muchas posibilidades y a que cada lector se imaginara la historia subsiguiente de Escarlata y Rhett. Pero al ser humano, por mucho que le emocione la incertidumbre, le gusta también atar los cabos sueltos, y nadie mejor que la creadora de los personajes para dar una respuesta definitiva a las conjeturas…

Pero Mitchell nunca se pronunció en público y oficialmente, argumentando que no tenía ni idea de lo que podía haberles sucedido a Rhett y a Escarlata una vez que uno salió de la mansión y la otra tomó la decisión de volver a Tara, pero esperaba que el lector sacara sus propias conclusiones tras haber acompañado a dos personas de carácter tan definido durante más de mil páginas, si es que había sabido plasmar bien sus idiosincrasias.

De manera oficiosa, sí encontramos una referencia de la escritora a la hipotética suerte de sus personajes: “I think that she gets him at the end”, le confió a Harold Latham en 1935, aventurando así una eventual reunión de los dos protagonistas de la novela, con el matiz añadido de que es Escarlata la que consigue que su marido regrese a su lado, como se propone en las últimas líneas del libro.

Cuando se estaba preparando la película, que al fin y al cabo es un medio diferente al libro, Selznick meditó considerablemente el asunto del final. Como sabemos, optó por conservar el espíritu de la novela, pero inclinando la balanza hacia el optimismo, al mostrar a Escarlata de vuelta en Tara y sin duda planeando ya cómo atraer al desencantado Rhett. Pero antes de tomar esa decisión la MGM cubrió todos los campos posibles y encargó al escritor Bradbury Foote un guión con final feliz para Gone With the Wind

Muchos años después, a punto de meterse de nuevo en la piel de Blanche Dubois para el rodaje de Un tranvía llamado deseo, Vivien Leigh daba su opinión sobre los últimos movimientos de Escarlata: “Probablemente llegó a ser mejor persona, pero no creo que consiguiera que Rhett volviese”.

Imaginemos que no existen ni Scarlett ni ninguna de las secuelas oficiales o no autorizadas… ¿Logró Escarlata atraer a Rhett de nuevo? ¿Fue él el que hizo brotar otra vez el fuego de la pasión con estudiada indiferencia? ¿Se encontraron tal vez a mitad de camino? ¿Jamás volvieron a verse?...

4 comentarios:

Nelson Diaz dijo...

Muy interesante tu Blog mi buen amigo, mis mejores deseos de exitos en tus proyectos hermano

caveat emptorium dijo...

Hola,
Gracias por pasarte por aquí, Nelson. Me alegro de que te lo hayas pasado bien.
Saludos

Elphaba dijo...

Oh, sí, yo creo que lo difícil era no verse estando en determinados círculos. No he visto ni leido ninguna de las secuelas, pero apuesto a que con mucho trabajo y mucho tiempo volvería a tener a Rhett a su lado.

caveat emptorium dijo...

Hola,
Con estos dos, todo es posible, Elphaba.
Yo no me arriesgo a lanzar una teoría, pero es probable que, con el paso de los años, volvieran a encontrarse "a mitad de camino".
Saludos

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.