miércoles, 16 de diciembre de 2009

Hospitalidad sureña

El Georgian Terrace fue el hotel donde se hospedaron casi todas las “celebridades” que participaban en los actos organizados para el estreno de Lo que el viento se llevó en Atlanta, bien procedentes de Hollywood, Nueva York o cualquiera de las ciudades donde se encontraran trabajando o solazándose en aquellas fechas.


Unos años atrás, Margaret Mitchell se había hecho notar en el salón de baile para asombro de las señoras atlantinas y, en 1935, había hecho entrega de su desordenado manuscrito a Harold Latham en el vestíbulo del Georgian Terrace, así que, de alguna manera, se cerraba un círculo relacionado con GWTW.

Convenientemente adaptado a los tiempos, el hotel, inaugurado en 1911, sigue siendo un referente para los visitantes, igual que lo fue hace 70 años; todo parece estar dispuesto para cumplir hasta el más mínimo deseo del huésped, como en 1939: no bien la expedición hollywoodiense había partido para otros compromisos cuando en recepción atendieron a una señora que deseaba que le reservaran la suite que habían ocupado Gable y Lombard (habitaciones 918, 919 y 920). No había problema, aseguró el atento empleado, si la señora esperaba a que, entre otras cosas, se cambiaran las sábanas… “¡Ni se le ocurra!”, o algo parecido, exclamó la ferviente admiradora de los Gable.

Entradas relacionadas:
Leigh y Olivier, con la mayor reserva

2 comentarios:

Al� Reyes dijo...

Si en la entrada anterior hubieses puesto una foto de Joanne Woodward (o como se escriba) creo que pudiese dar mi memoria con la misma, pero así, nada que ver

caveat emptorium dijo...

Mil perdones, Alí. La pereza sureña...

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.