martes, 2 de diciembre de 2008

Escarlata O'Hara, siempre en color

Lo que el viento se llevó está muy lejos de ser la primera película en color, pero tampoco hay que irse al otro extremo y creer que se rodó en blanco y negro y luego fue colorizada (¡ay!), una consulta que nos formulan en muchas ocasiones y a la que siempre intentamos responder didácticamente, para que se desvanezca esa creencia errónea bastante extendida.

No es Viento Escarlata el lugar más apropiado para desarrollar en unos pocos párrafos la historia del color en el cine, sobre todo porque hay excelentes recursos sobre ello, pero baste con decir que, al igual que con el sonido, los experimentos y sistemas para dotar de color a los fotogramas nacieron con el mismo cine y que GWTW, junto a The Wizard of Oz (El mago de Oz) en el mismo año 1939, fue la consagración del sistema que iba a dominar la industria durante un tiempo: el Technicolor.

La compañía Technicolor llevaba en el negocio desde 1915 y ya había conseguido excelentes resultados con su primer sistema, donde la película en blanco y negro registraba el rojo y el verde a través de unos filtros colocados en las lentes (sistema de adición de color) y, más tarde, con dos negativos separados para el azul/verde y el rojo (substracción).

Ray Rennahan, que luego estuvo en el equipo que produjo Gone With the Wind, se ocupó de rodar algunas secuencias en color de The Ten Commandments (Los diez mandamientos, 1923).

A partir de 1932 se introdujo el sistema de tres bobinas de película de blanco y negro, una para cada color, con el que se rodaron los cortos de animación de Disney Flowers and Trees (1932) y Three Little Pigs (Los tres cerditos, 1932), el corto de imagen real La Cucaracha (1934), varias secuencias aisladas en diversas películas y, por fin, el primer largometraje rodado enteramente en Technicolor, Becky Sharp (La feria de la vanidad, 1935).

Estas dos últimas realizaciones pertenecen a la productora Pioneer, donde encontramos a Merian C. Cooper, amigo de Selznick, fundamental para que el productor de GWTW conociera a Jock Whitney, uno de los principales inversores en esta compañía.

El Technicolor salió a los exteriores en The Trail of The Lonesome Pine (El camino del pino solitario, 1936), de la Paramount, y superó con creces esa prueba de fuego lejos del ambiente controlado de un plató cerrado.

Desde entonces se sucedieron las producciones en los diferentes estudios. La Selznick International Pictures tuvo su bautizo en Technicolor con The Garden of Allah (El jardín de Alá, 1936), y Warner Bros. dejó el listón muy alto con The Adventures of Robin Hood (Robin de los Bosques, 1938).

4 comentarios:

Elphaba dijo...

Pues "Robin de los bosques" siempre me creó dudas sobre si está coloreada. Sé que no, pero tiene toda la pinta, no así GWTW.

caveat emptorium dijo...

Hola,
Puede depender de la copia que uno vea, supongo...
Pero, por lo poco que he logrado soportar de algunas películas coloreadas, su "color" no tiene nada que ver con "Robin" o "El mago". ¿Algún detalle en particular para que "Robin" te diera esa impresión?
Saludos

Profesor Farnsworth dijo...

¡Gracias por poner mi página OZMANÍA de ejemplo!

caveat emptorium dijo...

De nada, profesor. Gracias por llevarnos de paseo por el camino de baldosas amarillas, con parada en 1939...

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.