lunes, 30 de enero de 2023

Una joya entre las joyas

    Lo que el viento se llevó figura en todo tipo de listas de películas, recomendables o no.

Y una de esas relaciones nos lleva por el mundo de la joyería, donde la obra que firma Victor Fleming se codea con títulos como Titanic, Desayuno con diamantes o Los caballeros las prefieren rubias, todas ellas obras con valor centrado en collares, pulseras y demás joyas.

Aquí se nos ofrece una lista de películas con algo que ver con las joyas.



lunes, 23 de enero de 2023

Dobladora de "Sopa de ganso" a "Barry Lyndon"

Nellie Manso de Zúñiga de Maeztu, “Mis Memorias. Vivir entre los Maeztu y otros igual de fantásticos”.

Página 177: "…y mi guardarropa no estaba lo que se dice muy bien surtido. Yo tenía aún bastante fresca en la memoria la que fue en mi adolescencia mi novela favorita, Lo que el viento se llevó, y entonces recordé la estupenda idea que había tenido Escarlata O´Hara de hacerse un traje con unas cortinas, para estar deslumbrante cuando la viera Rhett Butler.”

lunes, 16 de enero de 2023

Adaptando un juramento

     No se puede negar que, a veces, las frases que Margaret Mitchell concedió a sus personajes de Lo que el viento se llevó, no se reservan a la novela y a la película, sino que se han convertido en palabras habituales en una conversación... incluso con variaciones. Como este caso..


.

lunes, 9 de enero de 2023

Personajes (LXXVII)

    El doctor Meade, un hombre delgado y alto con una barba gris y puntiaguda, era, según su amante esposa, de una importancia tal para Atlanta que los ciudadanos habían firmado una petición para evitar que fuera enviado a Virginia como médico del ejército. El doctor, considerado por sus convecinos como una fuente de fuerza y sabiduría, a veces se lo creía demasiado y se comportaba con pomposa sencillez.

    Sus discursos sobre una victoria segura, la valentía de las tropas, la maldad de los especuladores, los baluartes invencibles con los que contaban los confederados... son parte inexcusable de su conversación, que poco a poco irá centrándose en diatribas contra Rhett Butler, con quien se enfrenta oralmente en repetidas ocasiones.

    El doctor Meade es capaz de cualquier cosa para ayudar a la Causa, y de él parte la idea de la puja para abrir el baile en el bazar, una iniciativa que causa estupor entre las señoras, pero al provenir de alguien tan considerado es aceptada sin más. También empieza una campaña en los periódicos contra los especuladores y los que sacan provecho de las necesidades de los demás; aunque sin nombrarle, sus cartas y opiniones se dirigen a Rhett.

    Las sucesivas batallas van dejando en Atlanta cargamentos de heridos a los que el doctor intenta ayudar como puede. Se encuentra en el hospital cuando llegan noticias de Gettysburg, y es Rhett quien se ve obligado a comunicarle la muerte de su hijo mayor, Darcy.

    Como médico de la familia, advierte a Melania de los peligros de quedar embarazada debido a su constitución. Cuando el embarazo es un hecho y el parto está próximo Escarlata trata de buscar la ayuda del doctor Meade, pero éste se encuentra rodeado de moribundos en la estación de ferrocarril y no puede acudir.

    Su actuación en la coartada montada por Rhett para salvar a los hombres que han vengado el ataque a Escarlata no es muy convincente. El doctor tiene demasiada dignidad para no sentirse turbado de estar en casa de Belle, y más tarde casi está tentado de confesar antes de deberle la vida a un individuo como Rhett, pero su esposa le disuade. Sin embargo, no dejará nunca de tratar con frialdad a Escarlata, de quien sospecha que no es tan correcta como Melania se empeña en hacer creer a todos, aunque acabará por frecuentar las reuniones en casa de Rhett cuando éste decida volver a las filas demócratas.

    Harry Davenport interpretó con su pericia habitual el personaje del doctor Meade en la película (su hijo, Harry Davenport Jr, aunque no aparece en los créditos, es el soldado manco en el bazar de caridad).



    Antes de adjudicar el papel a Davenport, Selznick puso sus miras bien altas cuando jugó con la idea de conseguir a dos actores tan venerados como Lionel Barrymore o Lewis Stone.

lunes, 2 de enero de 2023

Ashley era el número 1 para Scarlett

     A veces el "número 3" no quiere participar en lo que se llama un triángulo amoroso, una faceta más de la literatura, la pintura, la música, el cine... 

    Sería el hipotético caso de Ashley Wilkes, comprometido con Melanie y, al mismo tiempo, un tanto atraído por Scarlett O'Hara en la historia de Lo que el viento se llevó. Se hace referencia en este artículo, dedicado a las aventuras sentimentales de los protagonistas, como sería el caso de Casablanca, Titanic, El piano, El gran Gatsby, Sabrina...



martes, 27 de diciembre de 2022

Un estreno es un estreno

     El Carthay Circle Theatre fue la sala que acogió el estreno de Lo que el viento se llevó en Hollywood, el día 27 de diciembre de 1939. El departamento de publicidad de la MGM lo preparó todo para que la sesión superara el nivel alcanzado en el pase en Atlanta unos días antes, un baremo que parecía inalcanzable.

    Y todo parecía funcionar bien... hasta que David O. Selznick, productor de la película, se dio cuenta de que se había olvidado de completar los asientos que se había reservado en su alrededor y que estaban destinados a su familia y amigos más cercanos. Las entradas para esta gente tan especial estaban en su despacho al tiempo que la sala se llenaba, por lo que resultaría inevitable que sus invitados no llegaran o llegaran muy tarde a una sesión a la que no faltaban ilustres miembros de la comunidad, tanto del cine como de otros mundillos sociales, y que ya ocupaban sus asientos...

    Selznick envió a sus ayudantes a que recorrieran las casas más cercanas a la sala e invitaran a sus habitantes a participar en la sesión que empezaba en unos diez minutos. Unos cincuenta invitados participaron en este momento histórico, aunque ocuparon sus asientos con jerseys y americanas de todos los días... frente a participantes enjoyados y vestidos con amplios modelos. 

lunes, 19 de diciembre de 2022

En buena compañía de autores

 Una lista de clásicos recomendables incluye la novela que firmó Margaret Mitchell, Lo que el viento se llevó.

    Kafka, Homero o García Márquez acompañan a la atlantina en esta relación que, creemos, convertiría a un principiante lector en un agradable compañero en tertulias literarias.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.